Buenos Aires (EP) 27 de Septiembre. – «Ahora las empresas deberán trabajar sobre sus costos porque es la única posibilidad para subsistir en un mercado desregulado», advirtió Emilio Apud, director titular de la petrolera nacional.

El director titular de YPF, Emilio Apud, dio su visión de cómo se desenvolverá el mercado de los combustibles a partir de la desregulación de precios anunciada ayer y que se pondrá en marcha a partir de octubre.

«No va a darse una cartelización porque las empresas comienzan a competir: tenemos un mercado relativamente chico y las porciones a las que cada una aspira se consiguen compitiendo», dijo Apud en diálogo con Télam tras agregar que, «en estas condiciones, hay libre importación de combustibles o de petróleo».

Apud indicó que, de esa manera, la decisión del Gobierno de liberar el mercado interno de combustibles «se avisó en 2016 cuando dijimos que íbamos a una paridad del precio local del barril de petróleo con el internacional. Desde octubre, las empresas podrán poner el precio que consideren adecuado».

Ahora las empresas deberán trabajar sobre sus costos porque es la única posibilidad para subsistir en un mercado desregulado y competitivo con referencia internacional; la medida es conveniente porque quita incertidumbre».

«La ley vigente considera que la nafta es un producto libre y no un bien regulado, pero la aplicación de los gobiernos kirchneristas en la intervención generó arbitrariedad y se tomaron decisiones que afectaron al sector y a la gente en forma indirecta, ya que incide en el congelamiento, el cepo», indicó Apud, uno de los 14 directores titulares de YPF y además asesor del Ministerio de Energía.

«Hace 16 años estábamos en esta situación, antes de la crisis de 2002 cuando Eduardo Duhalde acordó mantener los precios, algo que agravó Néstor Kirchner, dándole al barril internacional un valor de menos de la mitad de lo que tenía para la parte local, lo que significó tener el combustible más barato a expensas de la desinversión en el sector», consideró.

Apud aclaró que «si llegara a caer otra vez fuertemente el precio internacional del barril, se retomaría el acuerdo de ajuste por las tres variables. El gobierno analiza la posibilidad de que los impuestos que gravan casi en un 45 o 50% los combustibles, sean no un porcentaje sobre el valor final sino un monto que se vaya adecuando y sirva como amortiguador».

El Gobierno nacional anunció ayer que a partir del 1 de octubre quedará suspendido el acuerdo alcanzado entre las compañías productoras de petróleo y refinadoras, por lo cual quedará liberado el precio de los combustibles en el mercado interno.

Para ello se remitió una nota a las empresas firmantes del Acuerdo para la Transición de Precios Internacionales de la Industria Hidrocarburífera, rubricada a comienzos de enero pasado.

El acuerdo estableció las bases para alcanzar la paridad con los mercados internacionales durante 2017 mediante un sendero gradual de convergencia que permitiera preservar las fuentes de trabajo y los ingresos de las provincias productoras de petróleo.

El pacto entre el Gobierno y las petroleras quedó suspendido porque se cumplió el requisito de que durante 10 días el precio del crudo Brent debía superar en US$ 1 el valor de US$ 59,4 por barril fijado para el tipo Medanito (extraído en la cuenca Neuquina) y US$ 48 para el Escalante (de la cuenca del golfo San Jorge).

Fuente MDZol