Buenos Aires (EPatagonicas) 02 de Septiembre. – De acuerdo a estadísticas oficiales, en julio, las destilerías obtuvieron 149.000 metros cúbicos de naftas y gasoil más que en el mismo mes de 2014. ¿Cuáles son los motivos? Los especialistas en la materia analizan los puntos más importantes desde 2012 a la fecha.

Víctor Bronstein, Director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (Ceepys) asegura que para entender el proceso, en principio, hay que remontarse hacia fines de 2011, cuando YPF, aún en manos de Repsol, ya ponía en marcha un plan de ampliación en la planta de Ensenada, La Plata. Desde ese entonces, reconoce importantes esfuerzos de la petrolera estatal.

“Hoy se están viendo esos resultados”, sostiene. Agrega el proyecto de AXION Energy, que en su complejo industrial de Campana también impulsó importantes reformas, muchas de ellas actualmente en curso. En definitiva, el crecimiento de las inversiones es para el especialista la primera causa que permite entender el repunte de la elaboración de naftas y gasoil.

En relación a esto, sostiene que “el negocio es más rentable” que en tiempos anteriores. En lo coyuntural, señala los beneficios que trajo la abrupta caída del petróleo a nivel internacional: “las refinerías pagan el barril a 77 dólares, cuando antes lo hacían a más de 80”.

Ahora bien, en lo estructural, pone el acento en los incrementos de valor que se produjeron en las estaciones de servicio desde 2012 a la fecha. “Sin dudas generaron un mayor interés”, menciona.

Si bien la industria operaba al máximo de las posibilidades, Bronstein observa que todavía puede seguir mejorando la eficiencia, a partir de la compra de insumo desde otras plazas. “se está procesando más producto importado; es más barato y eso hace que las refinerías hagan un mix”, evalúa.