Neuquén (EPatagonicas) 16 de Noviembre. – Se trata de proyectos de generación in situ en Neuquén y Chubut.

PAE pondrá u$s 240 millones para cerrar el ciclo combinado de la central térmica que tiene en Cerro Dragón. YPF prevé invertir u$s 150 millones para instalar una central eléctrica de 100 Mw en Añelo para alimentar de energía a Loma Campana, su principal desarrollo en Vaca Muerta.

YPF y Pan American Energy (PAE), las dos mayores petroleras del mercado local, coinciden en la ejecución de proyectos en el área de generación de energía, un área que no integra su core business: la exploración y producción de hidrocarburos. Las compañías invertirán, en dos iniciativas propias sin contacto entre sí, alrededor de u$s 400 millones para asegurar la provisión de electricidad para sus campos petroleros.

Pese a la incertidumbre que gira en torno al nivel que tendrán durante 2016 los precios internos del petróleo –hoy oscilan entre los u$s 63 y u$s 75 según su calidad–, un ítem clave para proyectar la extracción de petróleo no convencional (shale oil), cuya extracción es mucho más cara que la convencional, YPF sigue adelante con un ambicioso proyecto para generar energía directamente a las puertas de Vaca Muerta, la formación de la cuenca Neuquina que es considerada en la industria un ingente reservorio no convencional de hidrocarburos.

La petrolera controlada por el Estado prevé construir una central térmica a ciclo abierto de 100 megawatts (Mw) de potencia en la localidad neuquina de Añelo, a las puertas de Loma Campana, el área donde lleva adelante –junto con Chevron– el primer desarrollo masivo de shale oil y shale gas del país.

Añelo

En rigor, la mayor productora de hidrocarburos de la Argentina –concentra un 36% de la oferta– está en proceso de contratación de los proveedores involucrados en el proyecto, con un presupuesto de alrededor de u$s 150 millones. “Se trata de una central de generación eléctrica de 100 Mw en Loma Campana, mediante un generador de General Electric (GE) accionado por turbina de gas en ciclo simple abierto, que entregará energía al sistema interconectado nacional”, explicó a Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía una fuente al tanto de la iniciativa.

La usina se inaugurará a fines de 2016, según el cronograma trazado por YPF. La planta abastecerá de energía a las instalaciones de superficie y fue montada por la compañía en Loma Campana. También alimentará a la planta de refinado de arenas de fractura, un insumo central en la producción no convencional de hidrocarburos en el país, que está siendo construida por AESA –subsidiaria de YPF– en las afueras de Añelo. Se trata de un proyecto clave para reducir los costos de extracción en Vaca Muerta.

Más energía para Cerro Dragón

Por su parte, PAE, la petrolera de BP, la china CNOOC y la familia Bulgheroni, está invirtiendo u$s 240 millones para cerrar el ciclo combinado en la usina termoeléctrica ubicada en Cerro Dragón, su principal yacimiento en el país y el mayor campo de petróleo del país, ubicado en el Golfo San Jorge, la cuenca que se reparte entre Chubut y Santa Cruz.

La petrolera construyó una central térmica en el reservorio para obtener la electricidad que se necesita en la operación del campo, pozos y facilities. La usina se alimenta con el gas extraído en el propio yacimiento y hoy genera alrededor de 320 Mw. El año pasado se instalaron dos turbinas de gas de 25 Mw cada una para elevar la potencia de la planta. Y ahora se está montando una turbina de vapor para incorporar otros 80 Mw de potencia.

“Nuestra potencia instalada se situará cerca de los 400 Mw, al tiempo que la eficiencia térmica subirá de un 32% a un 50%”, comentó un alto ejecutivo de la compañía, que prefirió la reserva de su nombre.

“Tenemos un sistema eléctrico completo, con dos usinas generadoras y 14 turbinas a gas. Y para fines de 2016 tenemos previsto poner en marcha el ciclo combinado”, agregó.

Un 61% de la electricidad generada en la central térmica de Cerro Dragón se utiliza en el bombeo de los pozos, mientras que un 19% se emplea en las PIAS, un 17% alimenta a las plantas de compresión de gas y tratamiento de crudo, y el 3% restante se destina a otros usos. “Nuestro sistema eléctrico es semejante al de la ciudad de Bahía Blanca, que –con 330.000 habitantes y un polo petroquímico– presenta una demanda similar a la del yacimiento”, explicaron allegados a PAE.

Si bien reconoce que el negocio de la empresa es vender gas y petróleo, y no energía eléctrica, explica que la idea es ser lo más eficientes posible, sin afectar la producción. “En relación con distribuidoras nacionales, estamos muy bien posicionados en el rubro. Manejamos un total de 3.200 km de tendido eléctrico, sometido a condiciones extremas de viento y temperatura, y contamos con planes de mantenimiento muy rigurosos”, explicaron.

Entre las características más singulares de Cerro Dragón, figura un sistema eléctrico único en el país, que incluye 500 kilómetros (km) de líneas de transmisión de 132 y 33 Kv, 50 estaciones transformadoras distribuidas en todo el yacimiento y 2.600 km de líneas de distribución.

Revista Petroquimica