Río Negro (EPatagonicas) 15 de Septiembre. – La defensora del pueblo rionegrina, Nadina Díaz, evaluó que la decisión de la empresa YSUR de correr el camino de acceso al pozo EFO280, reubicar las locaciones y ofrecer un resarcimiento económico a un grupo de vecinos de Allen, es un “reconocimiento tácito del impacto que provoca la actividad en la vida cotidiana de la población”.

En el marco del amparo presentado por la Defensoría del Pueblo ante el Juzgado Civil 1 de General Roca, la defensora planteó además que la resolución de la medida judicial podría sentar jurisprudencia para el resto de los pozos ubicados en zona periurbana.

“Si el pozo EFO280 genera problemas, también debería replantearse la actividad del 167 que está aún más cerca de los barrios y provocó inconvenientes días atrás. Por eso hay expectativas en lo que pueda ocurrir en la audiencia judicial que fue convocada para el 28 de septiembre, en la que participarán los distintos actores involucrados”, expresó Nadina Díaz.

Con respecto al resarcimiento económico ofrecido a los vecinos de Calle Ciega 10 que denunciaron serios problemas estructurales en sus viviendas, la defensora manifestó que “también es una forma de reconocer el impacto negativo que se generó”.

“Incluso podría pensarse en un resarcimiento mayor al planteado, no solo en dinero sino tal vez en bienes y servicios para la comunidad. Creemos que lo que está ocurriendo en este caso puntual es un ejemplo de lo que sucede cuando se pretende hacer convivir una mega actividad extractiva con el ritmo cotidiano de la zona rural y periurbana. El resultado es un cambio radical en la vida de las personas y en el medio ambiente”, concluyó la defensora Nadina Díaz.