Mendoza (EPatagonicas) 16 de Junio. –  La compañía que preside Pescarmona aportaría la tecnología para las dos centrales hidroeléctricas que se proyectan para Mendoza. Todavía no están cerradas las negociaciones pero avanzan por buen camino. En total sumarían una potencia instalada de 486 megavatios.

A pesar de la inestabilidad financiera, IMPSA busca incesantemente concretar nuevos negocios en el país. Según informaron fuentes del sector a este medio, la empresa estaría muy cerca de entregar dos turbinas “Francis” para el proyecto hidroeléctrico “Los Blancos” y otras tres para “Los Tordillos”.

Estas ventas reactivarían la operatividad de la planta a un promedio del 50 por ciento, durante un año, tiempo que demoraría la construcción de estas modernas tecnologías. El desarrollo de la ingeniería, compra de insumos, y el montaje y puesta en marcha, demoraría otros dos años.

Estas dos iniciativas, que se vienen estudiando desde la década del 60, en conjunto aportarán 486 MW de potencia instalada al Sistema Interconectado Nacional (SIN). Las obras del aprovechamiento se encuentran ubicadas en la cuenca superior del Río Tunuyán, a 155 km de la Ciudad de Mendoza.

A principios de mes, Cristina Fernández de Kirchner, firmó con el Gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, el convenio de financiamiento nacional y el contrato para el inicio de obras. La inversión que el Estado Nacional comprometió es de  U$S 964.000.000. Otros 610 millones de dólares serán aportados por la UTE Cartellone-OAS.

Ya en ese momento, Cristina aprovechó para anunciar la creación de 2.500 puestos de trabajo directo, gracias a que un 90 por ciento de la tecnología sería nacional. IMPSA es uno de los proveedores que participaría del mega emprendimiento, lo que colaborará para sostener los 900 empleados que hoy prestan funciones en la compañía.