Chubut (EP) 15 de Junio. – El gobernador Mario Das Neves recibió este miércoles de parte del presidente de Aluar, Javier Madanes Quintanilla, la confirmación que el grupo empresarial realizará en Chubut una inversión superior a los 600 millones de dólares para construir un parque eólico en Puerto Madryn, el cual producirá energía por más de 200 megas abasteciendo a la planta productora de aluminio de la ciudad portuaria y también generando un excedente que promoverá las posibilidades de desarrollo económico a nivel provincial y nacional.

La noticia no es nueva ya que el proyecto posee factibilidad y ya fue aprobada incluso el estudio de Impacto Ambiental en Chubut, requisito fundamental para el inicio de los trabajos que aun no se producen.

En la reunión en la Casa del Chubut en horas del mediodía participó además el ministro de Coordinación de Gabinete del Chubut, Alberto Gilardino y al vicepresidente de Aluar, licenciado Daniel Friedenthal.

Al respecto, Das Neves destacó “la enorme importancia que tiene este proyecto para Chubut, porque se trata de una inversión de más de 600 millones de dólares para generar energías limpias”.

El gobernador indicó que “la Ley de Energías Renovables promueve que las empresas generen el 8% de su consumo a través de energías limpias, y en este caso el presidente de Aluar nos brindó mayores detalles de un anuncio que ya nos había realizado (sic) en el sentido de que la empresa producirá energía eólica por más de 200 megas abasteciendo a su planta productora de aluminio y también generando un excedente de producción energética”.

Das Neves agregó que “este proyecto se suma a otro realizado oportunamente por YPF para producir 100 megas en materia de energía eólica. Sumando ambas inversiones estamos hablando de más de 300 megas adicionales que generará la energía eólica en dos zonas diferentes de nuestra provincia”.

Para finalizar, el mandatario provincial hizo hincapié en subrayar que “además de la trascendencia que tiene por la generación de energías limpias será muy importante también para promover mayor actividad económica y fuentes de trabajo en nuestra provincia, porque se trata de una obra de infraestructura de grandes dimensiones”, concluyó.

Cumpliendo con la Ley Guinle

El anuncio de la inversión fue reiterativa si se considera que ya fue aprobado el Estudio de Impacto Ambiental por la Provincia y lo que se espera es que se comiencen ahora concretamente con los trabajos, pero oportuna para abordar otro gran proyecto eólico que Aluar pretendería encarar en Hidroeléctrica Futaleufú y que ya le contó a Das Neves vía nota (Ver documento). Con estos dos mega proyectos la empresa que ya genera energía en lingotes, pasaría a generar más energía limpia que vendería a la mayorista ampliando su matriz productiva.

La voluntad de inversión de esta primera etapa es tampoco es del todo espontánea, ya que se trata de cumplir con una Ley que está vigente, la Ley Guinle, que dispone a 2017 como el año definitivo para reconvertir la matríz energética o pagar multas, y asegurarse el autoabastecimiento habida cuenta el encarecimiento del gas y por ende de los cambios en la ecuación de utilización del ciclo combinado.

El Parque GENPAT

El proyecto eólico vinculado a la planta de Aluar estará ubicado a escasos kilómetros de la productora de aluminio. Exactamente a 10,5 kilómetros de Madryn, prácticamente en la intersección de las Rutas N3 y P4. Para este emprendimiento Aluar adquirió dos predios, las Parcelas 6 y 16, uno de unas 10 mil hectáreas identificado como Laudonio y otro de 6 mil identificado como “El Llano” que en total confluyen en más de 140 km cuadrados. Allí, la empresa proyecta erigir 16 molinos en la I Etapa, otros 16 en la II Etapa y unos 138 en la II Etapa. Los tiempos de cada una de estas etapas aun no fueron confirmados, pero se estima que lo primero se apunta a alcanzar hacia principios de 2018. Entre otras cosas la empresa calcula generar en total unos 250 puestos de trabajo: 180 vinculados a la obra civil, unos 50 encargados del montaje eléctrotécnico y unos 20 en torno al gerenciamiento del nuevo proyecto de producción energética.

2017 es el año que marca la Ley

Según la Ley de Energías Renovables, aprobada en 2015 y que fue uno de los importantes legados que dejó el ex legislador precisamente fallecido la pasada semana se propuso lograr que un 8% de la matriz nacional de la energía eléctrica sea aportada en 2017 por fuentes renovables, y alcanzar el 20 % en el 2025.

Entre los aspectos destacados de ‘la Ley Guinle’ figura esta obligación con penalidad a los grandes usuarios de energía eléctrica, en especial lo que tienen un consumo igual o superior a 300 kW (kilovatios) para el cumplimiento individual de la metas de consumo de energías renovables que fija la ley.

Por la nueva ley se obliga a quienes consuman 300 KW o más a abastecer sus consumos eléctricos con generación que utilice fuentes de energía renovable (1% a partir de la entrada en vigencia de la ley, incrementándolo en 1% cada 6 meses hasta alcanzar el 8%). Además, amplía la definición de Fuentes de Energías Renovables al biodiésel y a los residuos sólidos urbanos.

La modificación a la Ley 26.190, propone ampliar las políticas que favorecen la inversión en energías renovables a través de la promoción de líneas de crédito, el otorgamiento de beneficios impositivos (en lugar de feed in tariffs).

Considera además la conformación de un fondo fiduciario (Foder) para respaldar el financiamiento de proyectos de inversión, para el que se destinaría el 50% del ahorro en combustibles líquidos generado por la sustitución con energías renovables y cargos específicos a la demanda.

Y propone además, para acumular fondos para el Foder, un recupero de capital e intereses de la financiación otorgada, y el aporte de dividendos o utilidades percibidas por titularidad de acciones o participaciones en proyectos o ingresos por sus ventas.

La medida apunta a que se contraten volúmenes de energía directamente en el mercado, ya sea con generadores de energías renovables independientes, a través de comercializadores, o por medio de la ejecución de proyectos propios.

Con un mecanismo de promoción fiscal que incluye la Amortización acelerada del impuesto a las Ganancias, a lo que se suma la Devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado (IVA); exención del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta; Certificado Fiscal por el 20 % del componente nacional siempre que se integre un mínimo del 30%; exención del impuesto sobre la distribución de dividendos (10%) ante la reinversión de utilidades.

La norma contempla además otros buenos beneficios, como la exención de los derechos de importación para bienes de capital y equipos hasta 2017 (sic); la no aplicación de tributos específicos, regalías nacionales, provinciales y municipales durante el régimen de fomento; traslado de posibles aumentos fiscales a los precios de los contratos; y dar prioridad de acceso al financiamiento público (Foder) a proyectos con mayor integración de componente nacional.

El Diario de Madryn