Buenos Aires (EP) 28 de Jun. – El Presidente se reunió con más de 100 empresarios de ese país y los invitó a invertir en la Argentina en sectores como agroindustria, energía, minería e infraestructura.

En el marco de una misión comercial encabezada por la princesa Astrid de Bélgica, el presidente Mauricio Macri recibió a más de 100 empresarios de ese país y los invitó a invertir en la Argentina en sectores como agroindustria, la energía, la minería, el turismo y el desarrollo de la infraestructura.

Una de las empresas que participa de los encuentros ya adelantó inversiones en el país. Se trata de la compañía de capitales belgas Jan De Nul–dedicada a servicios para la construcción e infraestructura marítima–, que firmó dos contratos para realizar dragados en los puertos de Quequén y de Bahía Blanca, que fueron firmados formalmente durante la visita. El dragado del puerto de Quequén comenzará en octubre y los trabajos se extenderán por cuatro meses y luego siete años más de mantenimiento. “Este contrato muestra que la Argentina está abierta a inversiones, completamente financiadas por el sector privado“, señaló Bob Michta, gerente de la filial argentina de Jan De Nul.

“Esperamos que nos acompañen y que Bélgica sea parte de ese apoyo que nos está dando el mundo”, subrayó Macri ante los empresarios que llegaron al país junto a la princesa para identificar las áreas con posibilidades para la inversión.

El encuentro se realizó en el Salón Blanco de la Casa Rosada, luego de que el presidente mantuviera una reunión en privado con la princesa, con la presencia de su esposa, Juliana Awada, el canciller Jorge Faurie y el ministro de la producción, Dante Sica. Nacida en Bruselas, Astrid es hija del anterior rey Alberto II, y de su consorte, la reina Paola, y hermana del actual monarca Felipe.

En un encuentro previo, los cancilleres de la Argentina y de Bélgica, Didier Reynders, ratificaron la confianza de las empresas belgas en nuestro país y los anuncios de inversión por una cifra global de más de USD 1.300 millones. En 2017, el comercio bilateral fue de USD 767 millones, con exportaciones argentinas de bienes por USD 405 millones e importaciones por USD 362 millones. Si bien Faurie y Reynders coincidieron en que es un valor significativo, advirtieron quese encuentra lejos del nivel al que aspiran ambos gobiernos.

En la reunión con empresarios, Macri sostuvo que el país se va a desarrollar más rápido si tiene buenos socios. “Eso es lo que esperamos de empresas como las que hoy nos están visitando”. En ese sentido, destacó la “larga relación” que une a ambas naciones y que puede facilitar, además, el proceso de “intercambio entre nuestras economías“.

Macri señaló particularmente las posibilidades de que dispone el país para el desarrollo de las energías convencionales, eólica y solar y mencionó el yacimiento de Vaca Muerta. También señaló a la minería como otro destino para las inversiones, y resaltó que la Argentina exporta solo el 10% de los minerales respecto de Chile.

El Presidente también indicó que el Gobierno espera un incremento de más del 50% en la producción alimentaria para el próximo quinquenio y remarcó que el turismo es otra de las áreas que “juega a favor” del país.

Gentileza Revista Petroquímica