Buenos Aires (EP), 05 de Feb 2021. Ezequiel Serwatka, experto en hidrógeno, augura que en los próximos 5 años este combustible se incorporará en el país con pruebas piloto, y que a partir de la década del 30 ganará mucha presencia. Las Estaciones de Servicio de GNC serán las más adecuadas para adaptarse a esta tecnología.

Ezequiel Serwatka es argentino y vive en Bélgica. Actualmente trabaja como Ingeniero de propuestas en John Cockerill y anteriormente ha sido Ingeniero de Proyectos en Tecnologías del Hidrógeno en Hychico.

En diálogo con surtidores.com.ar, el experto advierte que este combustible que parece del futuro -el cual se produce a partir de la descomposición del agua- va a llegar más rápido de lo que se cree al país.

“Creo que Argentina tiene una gran oportunidad para el desarrollo del mercado del hidrógeno verde (producido con energías renovables), más aún en el sector de la industria y de la movilidad”, señala.

Observa: “Lo que veo es que faltarán aproximadamente 10 años para que el hidrógeno se desarrolle en el país; quizá en los próximos 5 años podamos ver algunos proyectos pilotos, en particular con colectivos o carga pesada. Pero para que los automovilistas utilicen el hidrógeno faltará un tiempo más”.

Por su experiencia en el mundo, Serwatka explica que el hidrógeno primero se aplica en los vehículos de gran porte, como camiones y trenes, y luego se vuelca a los automóviles livianos.

Esto permite que su desarrollo sea más ordenado que en el segmento de los vehículos eléctricos, donde predominan los automóviles ligeros, con menor autonomía y mayor necesidad de puntos de carga.

“Para dotar a camiones, con poner tres o cuatro Estaciones de Servicio que provean hidrógeno comprimido alcanza para hacer tramos largos, como podría ser desde Buenos Aires a Mendoza”, indica Serwatka.

Explica que esa será una buena introducción de esta tecnología al país, lo que permitirá después generar negocios rentables.

Si bien Serwatka comenta que la incorporación de hidrógeno “debería ir por un camino separado” al del gas vehicular, esta maniobra ayudará para una inserción más rápida que lo que pudiera ser el paso del gasoil al hidrógeno.

En esa línea, advierte: “El hidrógeno va a ser el reemplazo natural del gas vehicular”.

En ese sentido, el Ingeniero de propuestas en John Cockerill destaca el proyecto de Pico Truncado, donde se está trabajando para incorporar en vehículos de GNC un 20 por ciento de hidrógeno. “Esto puede ser una alternativa para descarbonizar la matriz y seguro que en un futuro próximo veamos este tipo de experiencias en funcionamiento”, destaca.

LAS ESTACIONES DE GNC, MÁS VERSÁTILES

En cuanto al rol de las Estaciones de Servicio en el mercado del hidrógeno, Serwatka indica: “Es más desafiante transformar una expendedora que ofrece combustibles líquidos en una de hidrógeno. Quizá será más fácil para las que ofrecen GNC”, introduce.

Explica que para ofrecer hidrógeno se requiere de mayor espacio para instalaciones de compresores y surtidores de carga.

“Lo que se necesita en una Estación de Servicio de GNC es muy similar a lo que se necesitará para una de hidrógeno”, señala. Aunque diferencia que la compresión del hidrógeno debe ser mayor que la del GNC, donde llegado el caso debiera ser de por lo menos el doble de presión.

“El hidrógeno se comprime a 350 bar y el GNC que se vende en Argentina es a 200 bar. Pero hay casos de autos que requieren de hidrógeno a mayor compresión, como el Toyota Mirai, que necesita de 700 bar”, revela.

Por lo tanto, las bocas de expendio que deseen ofrecer este tipo de combustibles deberán introducir cambios, las del GNC menores que las de combustibles líquidos.

Fuente https://surtidores.com.ar/