Buenos Aires (EPatagonicas) 07 de Oct. – La OMC dejó firme un fallo para el ingreso del biodiésel argentino a Europa.

La entidad multilateral entendió de manera definitiva que la UE aplicó, durante casi 3 años, de manera incorrecta un arancel de 24,6% contra el biodiésel local.

La Argentina obtuvo ayer la ratificación por parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de un fallo que la favorece contra las medidas antidumping impuestas por la Unión Europea a las importaciones de biodiésel local. Las trabas estaban vigentes desde 2013 y representaron la pérdida de un mercado de al menos u$s 1600 millones, según los cálculos locales.

El Órgano de Apelación de la entidad multilateral difundió ayer el informe en el que ratifica las conclusiones del panel (tribunal ad hoc), que en marzo pasado había determinado que las medidas de la Unión Europea sobre los envíos de biodiesel argentino son inconsistentes con la normativa internacional. La UE había apelado esa decisión, pero la controversia quedó cerrada con el fallo de ayer.

El informe difundido convalida las recomendaciones del Órgano de Solución de Diferencias (OSD), que en los puntos fundamentales instó a la Comisión Europea a revisar los cálculos efectuados sobre los costos de producción de los biocombustibles argentinos y a mantenerse a derecho en cuanto a las normas de la organización, al advertir que se utilizaron costos mayores a los reales para justificar estimaciones de dumping.

La apelación concluida ayer es la última instancia a la que podía recurrir la Unión Europea en el sistema multilateral, por lo que el bloque deberá ahora levantar las medidas o negociar su levantamiento con las autoridades argentinas en un plazo a establecerse.

Desde el gobierno argentino, se instó a bloque europeo a “implementar rápidamente las constataciones y conclusiones del informe del OSD y disponer en consecuencia la pronta reapertura del mercado europeo para el biodiesel argentino”, indicó un comunicado de Cancillería.

La cartera a cargo de Susana Malcorra enfatizó que “este logro demuestra la importancia de coordinar esfuerzos entre el gobierno y el sector privado y la férrea decisión de la Cancillería de procurar, a través de todos los mecanismos disponibles, el acceso a los mercados internacionales de productos argentinos altamente competitivos, como instrumento de desarrollo nacional”.

Desde la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), su presidente Luis Zubizarreta, manifestó a la agencia Reuters que a partir del “contundente fallo, esperamos poder finalmente abrir el mercado” europeo para los biocombustibles.

La controversia se originó luego de que, en noviembre de 2013, la Unión Europea impusiera un derecho antidumping al biodiesel argentino, que en la práctica implicó el cierre del mercado europeo para ese producto.

La medida, interpretada desde Argentina como una reacción por la nacionalización de la petrolera YPF, por entonces en manos de Repsol, implicó una alícuota de 24,6% a los biocombustibles argentinos, que dejó al producto fuera de Europa en los últimos dos años.

Según la OMC, las medidas establecidas por la Unión Europea son incompatibles con varios artículos del Acuerdo Antidumping, entre ellos el referido al cálculo de costos de producción para determinar la existencia de dumping.

Al respecto, la Argentina había alegado que la UE no había determinado el precio de producción en base a los registros de los productores/exportadores sino en base a una presunta distorsión de estos valores como consecuencia de la aplicación de las retenciones a la soja. La OMC aceptó además el argumento de Argentina de que la Unión Europea impuso derechos antidumping “en exceso del margen de dumping que debería haberse establecido”.

Fuente El Cronista Comercial