Buenos Aires (EPatagonicas) 20 de Octubre. – Jorge Barrera, doctor en economía de la Energía y Director de la Maestría en Gestión de la Energía en la Universidad Nacional de Lanús, cuenta que el número de ingresantes crece, despertando interés tanto en los profesionales provenientes de ciencias duras como blandas. Asegura que cada vez son más los que inclinan sus proyectos de tesis hacia las fuentes alternativas y se lo amerita a la coyuntura nacional e internacional.

A finales del 2005, por un convenio entre la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), surge la Maestría en Gestión de la Energía. “A fines del año 2006, comenzamos con un llamado a inscripción y con la primera cohorte. A esta altura estamos finalizando con la 5ta camada”, cuanta a energíaestratégica.com Jorge Barrera, su director.

El doctor en economía de la Energía recibido en Francia, indica que cada vez tienen más inscriptos y que el enfoque es “integral desde todas las fuentes y todos los usos de la energía”, aunque destaca que hay mayor predilección por parte de los estudiantes por las no convencionales.

“Claramente si uno compara la composición de la primera y segunda cohorte con la actual, notamos que hay un mayor interés por las renovables de parte de los estudiantes. Nosotros, en función de eso, también hemos fortalecido los contenidos”, explica. Dice que la mitad del curso, constituido por más de 25 profesionales, definió su tema de tesis sobre fuentes renovables.

Sobre los profesionales que deciden anotarse, indica que “así como los contenidos –que dictan- son muy diversos y multidisciplinarios, también contamos con una diversidad muy grande dentro de nuestro grupo. Tenemos ingenieros, economistas, físicos, comunicadores sociales, abogados, licenciados en ciencias ambientales. Y sus intereses son diferentes, también”.

Para el docente la atracción de los estudiantes de posgrado por las energías alternativas no se da por que sean más novedosas que las convencionales sino porque son las energías del futuro. “Hablar hoy en día de energías renovables no es hablar de cosas nuevas o novedosas. Van mejorando las tecnologías pero el aprovechamiento del recurso solar o de la energía cinética del viento o del agua ya no es novedoso, lo que sí es que estamos mucho más cerca de que sean fuertemente competitivas –frente a la energía fósil- y por lo tanto más cercano a su desarrollo”, analiza.

Consultado sobre el interés que hoy despierta en Argentina el tema energético, por el estado de crisis que representa y el desafío de volver a ser soberanos en ese sentido, Barrera reflexiona: “Desde el punto de vista del país es estratégico poder lograr el abastecimiento de todas las fuentes y formas de energía a costos razonables. Por tanto es un problema importante, dentro de la agenda de los problemas más importante que tiene el país. Eso ha hecho que muchos estudiantes entonces empiecen a pensar en una formación como esta que tiene como objetivo mejorar la calidad de las decisiones que se tomen, porque los errores que se puedan llegar a tomar son muy caros. Entonces mejorar la calidad de las decisiones es, desde todo punto de vista, algo necesario y conveniente”.

Cursado

En junio del 2016 finalizará el actual ciclo lectivo. Según precisa Barrera, en julio del próximo año comenzaría una nueva cursada. Las pre-inscripciones comenzarán en marzo.

La duración de la maestría es de 2 años y su cursado consta de 4 cuatrimestres. Los días del periodo lectivo son los jueves (5 horas) y los viernes (8 horas), semana por medio.

Para más información escribir a la casilla de correos: mage@unla.edu.ar.