Chile (EP), 17 de septiembre 2020. Según estimaciones de Bloomberg, el precio del hidrógeno verde será competitivo con el diésel en aproximadamente 10 años.

“Hasta el momento, una de las barreras que tiene la producción de hidrógeno verde es que su costo es mayor que el del hidrógeno gris, y el costo de la electricidad es uno de sus mayores componentes”, dice Darío Morales, Director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera). Pero el desarrollo que ha logrado Chile en cuanto a la matriz de energías renovables solares puede convertir al país en uno de los principales productores de este hidrógeno verde.

Para la Agencia Internacional de Energía, Chile podría llegar a producir 160 millones de toneladas de hidrógeno verde al año, doblando la demanda actual de hidrógeno en todos sus tipos, y según estimaciones de la consultora Bloomberg, el precio del hidrógeno verde será competitivo con el diésel en aproximadamente 10 años más.

Esta industria podría transformarse en nuevo polo de progreso para el país, que cuenta con el potencial necesario para transformarse en un sector productivo tan esencial como es en la actualidad la minería del cobre. Para el Morales, el momento para actuar es ahora, buscando no solo convertir a Chile en exportador del elemento. “Es necesario que el país aproveche la oportunidad de usar sus recursos naturales como una palanca para participar en aquellas etapas de mayor valor agregado dentro de la cadena de valor del hidrógeno. Sería una lástima que nos quedemos solo en la exportación de hidrógeno verde y no participemos también en la exportación de tecnología, conocimiento y capital humano para esta industria global. Para que esto se haga realidad, debemos trabajar con sentido de urgencia”, afirma.

Y si bien el norte del país tiene una riqueza importante en cuanto a la energía solar, la zona sur del país destaca por su potencial en el desarrollo de energías eólicas. “Desde esta perspectiva, no hay limitación en cuanto al lugar de producción de hidrógeno verde, siempre y cuando el 100% de nuestra electricidad sea producida con fuentes renovables”.

En los últimos años, Chile se ha convertido en uno de los principales países a nivel mundial para el desarrollo de energías renovables. Según el listado Climatescope 2019, elaborado por Bloomberg NEF, el país se encuentra en el primer lugar de Latinoamérica y en el segundo lugar en el mundo, detrás de la India, como mercado emergente atractivo para la inversión en este tópico entre un total de 104 países. Y según el último informe “Renewable Energy Country Attractiveness Index” (RECAI), elaborado por EY, el país se mantiene en el puesto 13 de los países más atractivos para invertir en renovables del mundo.

En junio, las energías renovables conocidas como “no convencionales” representaron el 18.2% de la matriz energética nacional, con una participación acumulada a julio de 2020 correspondiente al 19,2% de la matriz eléctrica, según información entregada en el informe de Estadísticas del Sector de Generación de Energía Eléctrica Renovable del mes elaborado por Acera. A ello se suma el aporte de la energía hidráulica convencional, con lo cual las energías limpias llegaron a 38,7% a julio de 2020.

El avance de las energías renovables aumenta el valor que tendrá para el país la producción de hidrógeno verde.

“Efectivamente, el hidrógeno verde tiene un potencial enorme para transformarse en un sector económico relevante para Chile. Lo importante es trabajar para que ese potencial se haga realidad y no se quede sólo en una aspiración”, conluye Morales.

También la Cooperación Alemana GIZ piensa que la producción de hidrógeno verde en el país latino tiene futuro, y lanzó una convocatoria para proporcionar apoyo técnico a empresas y desarrolladores para la realización de proyectos de hidrógeno verde en Chile, ya sea como insumo o como alternativa a los combustibles fósiles.

También se busca impulsar el uso masivo de hidrógeno verde en la minería: el Programa Innova Alta Tecnología de Corfo premió en la versión 2020 al proyecto de CSIRO Chile, Engie y el centro de investigación minera Mining3 que busca diseñar y fabricar un nuevo tren de potencia que permita a vehículos mineros operar 100% con hidrógeno verde.

Fuente PV Magazine