Chubut (EP) 18 de Oct. – La central eólica ubicada en Comodoro Rivadavia funciona con una capacidad mínima. Es explotada por la sociedad Vientos de la Patagonia, integrada por el Estado Nación y Chubut. El Gobierno provincial busca renegociar el contrato para ampliar la generación de energía y asociarse con un privado con participación en el segmento de las renovables.

El parque eólico El Tordillo tiene una potencia de generación de 3 MW que son producidos por dos molinos: Uno de la empresa Impsa y otro de la firma NRG. El 80 por ciento de la sociedad le pertenece al Estado Nacional, en tanto que el 20 por ciento restante está bajo la órbita del Gobierno de Chubut.

El Estado Nacional no tiene interés en la empresa Vientos de la Patagonia. En este marco, la gestión de Mariano Arcioni ya está realizando sondeos para renegociar el contrato y de esta manera ampliar la capacidad productiva que hoy tiene un techo de 3 MW.

El Gobierno quiere aprovechar el boom de las renovables para mejorar las condiciones del actual contrato y, en caso de lograrlo, salir a la «caza» de inversores para asociarse o bien para venderle el contrato.

«Es una decisión importante que el gobernador nos ha transmitido para que miremos a la energía renovable como un recurso para generar ingresos para la Provincia, pero no desde la óptica de la renta y el cobro de impuestos, sino de la posible asociación con privados», señaló el ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera.

El titular de la cartera provincial reconoció que el funcionamiento de la granja eólica que está ubicada en Comodoro Rivadavia «es irregular y presenta múltiples fallas».

El costo de la tarifa fijado en el contrato que tiene Vientos de la Patagonia para proveer energía es muy elevado y duplica al que desembolsa una empresa como Genneia, Aluar, YPF o Pan American Energy.

«La idea es recuperar ese contrato, negociar con Nación la ampliación de cantidad de megas que se pueden vender, porque hoy tiene un tope de 3 MW y renegociar el precio que está a 119 dólares», detalló Aguilera a este diario.

Con una mejora en el contrato, Chubut podría ir en búsqueda de inversores que en el desarrollo de las renovables. Las opciones que barajan en Fontana 50 son dos: Asociarse a una compañía privada o venderle el contrato.

Home 1