Buenos Aires (EPatagonicas) 16 de Agosto. – La oposición apunta al ministro de Energía por un posible negocio a dos puntas con Chile que beneficiaría a Shell. Cómo es la mecánica denominada swap

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, deberá asistir hoy a un plenario de comisiones en la Cámara de Diputados para explicar cómo y por qué aplicó el tarifazo de luz y gas, hoy frenado a nivel nacional por la Justicia. Pero no será el único frente que deberá defender en el Congreso.

Sobre el funcionario macrista recae una sospecha que podría complicarlo: un decreto para exportar gas habría concedido un beneficio a la petrolera Shell, compañía de la que el ministro es accionista y donde se desempeñó como directivo entre 1997 y 2015.

Graciela Camaño y Marco Lavagna, ambos diputados por el Frente Renovador, se preparan para confrontarlo por el decreto 893/2016, publicado en el Boletín Oficial el 26 de julio. Esa resolución determinó que “la autorización de exportación de gas natural será emitida por el Ministerio de Energía”, en el caso de que sean temporarias y estén destinadas a brindar asistencia ante situaciones de emergencia.

A su vez, posibilita la utilización de la infraestructura de los países vecinos en el transporte del gas natural al mercado interno argentino.

Pero según Camaño, hay algo más. En la sesión del miércoles pasado, la diputada acusó a Aranguren de un posible negocio en el intercambio de gas natural con Chile a través del complejo Methanex, líder mundial en la producción de metanol.

La principal sospecha recae en lo que en la jerga del sector se conoce como swap. Es un intercambio comercial que consiste en entregar una cantidad de gas en un punto del sistema y recibir la misma cantidad en otro punto, sin trasladarlo físicamente entre esos dos lugares.

El país le vendería gas rico de la cuenca fueguina a esta empresa ubicada 28 kilómetros al norte de Punta Arenas, y la Argentina recibiría gas desde alguna de las dos plantas regasificadoras que posee el país vecino: Quinteros (a la altura de Santiago por el gasoducto a Neuquén) o la de Atacama, en el norte por el Norandino. ¿Por qué es polémico? Porque se trataría de venderle gas a Chile por un lado, para importarlo por otro comprándoselo a Shell.

“Aranguren va a hacer el negocio con su empresa Shell. Esto es una especie de triangulación”, denunció Camaño, y aseguró que “el ministro tiene alguna cuestión con Chile y la exportación de gas”.

Las dudas de la oposición

La estratégica ubicación del complejo permite que Methanex embarque metanol en buques hacia todos sus mercados principales en Asia, América del Sur y del Norte, Europa y Sudáfrica. El complejo Cabo Negro originalmente contaba con cuatro plantas productoras, pero la empresa no está en su mejor momento: por falta de provisión de gas, planea trasladar sus instalaciones de Chile a Geismar, Lousiana (Estados Unidos).

Marco Lavagna es uno de los legisladores que pide explicaciones del ministro de Energía. “Aranguren de esta forma ayudaría al desarrollo de la industria petroquímica de Chile, en competencia con nuestra industria, en particular con YPF, que también produce metanol”, manifestó Lavagna a Infobae.

El diputado del Frente Renovador agregó: “Por ahora, desconocemos las condiciones de los precios de este probable intercambio, y lo va a tener que explicar”. En sintonía, Camaño destacó que “las verdaderas incompatibilidades de Aranguren son las acciones que tiene de Shell y los negocios que le está regalando, como la importación de petróleo a USD46 el barril y la venta en el mercado interno a USD67,5”.

El 3 de junio, el fiscal Carlos Stornelli imputó a Aranguren por una denuncia sobre irregularidades en la compra de gas a Chile, en la que se lo acusa de haberlo pagado un 128% más caro que a Bolivia (sobreprecios) y de hacerlo de forma directa, sin licitación.

La denuncia fue presentada a principios de mayo por los diputados Martín Doñate (FPV Río Negro) y su compañero Rodolfo Tailhade en el Juzgado Federal Número 9. A su vez, ambos apuntaron en contra del ministro por presuntas negociaciones incompatibles con la función pública al “beneficiarse” con el tarifazo de gas, en virtud de que es accionista de Shell: aún como funcionario, conserva $16 millones en acciones.

La visita de Aranguren a la Cámara de Diputados será el momento para que el ministro responda sobre varias cuestiones, y al parecer, el problema no será sólo el aumento de las tarifas.

Infobae