Estados Unidos (EP) 02 de Feb. – Afortunadamente, cada vez existen más y mejores desarrollos en energía solar. A estos avances tecnológicos se suma uno nuevo: las ventanas solares, que colocadas en las viviendas o los edificios podrían captar la energía solar para transformarla en electricidad y abastecer las viviendas, sin impedir que el sol pase a través de ellas.

Lo mejor de todo es que en verdad no se trata de una ventana, sino de un recubrimiento que puede colocarse sobre las que ya existen.

El material fue desarrollado en 2015 por la compañía New Energy Technologies, y es concretamente revestimiento líquido que podrá aplicarse en cualquier superficie transparente, pensado principalmente para ventanas y ventanales.

Es una capa traslúcida, de tono algo verdoso, compuesta por carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno, los cuales, combinados, producen pequeñas células fotovoltaicas orgánicas.

La luz que se absorbe pasa a unos canales conductores que se conectan al marco de la ventana, y allí se produce la extracción de energía, que puede pasarse directamente a un dispositivo que la utilice o almacenarse en una batería. Como el material solo capta la luz ultravioleta, es transparente y permite que el sol ingrese por la ventana.

El material es muy durable, por lo que sus creadores dicen que, cuando salga al mercado en menos de dos años, tendrá una garantía de 25 años de uso. Otra de las ventajas es que este sistema de paneles transparentes puede obtener hasta 50 veces más energía que un panel fotovoltaico tradicional.

Además, el material no solo puede producir energía cuando recibe sol directo, sino también en días nublados, en condiciones de sombra o cuando recibe luz artificial, por ejemplo la de los tendidos eléctricos de la calle.

www.labioguia.com y www.xataka.com