Buenos Aires (EP) 22 de Mar. – Con Arabia Saudita y Rusia bombeando inundando el mercado con petróleo mientras el coronavirus amenaza la demanda, los precios del petróleo se han desplomado por debajo de la marca de $ 30. Es una caída de los precios que podría tener profundas consecuencias para la transición global hacia una energía más limpia.

La lógica tradicional sugiere que un bajo precio del petróleo es una mala noticia para la energía renovable en varios frentes . En primer lugar, significa menores precios de la gasolina y el combustible, lo que hace que los vehículos eléctricos y los biocombustibles sean menos competitivos. También significa que algunas compañías petroleras podrían enfocarse en la producción de gas natural, bajando los precios y haciendo que la energía solar y eólica sean menos competitivas como fuentes de electricidad. Finalmente, el impacto económico de la caída del precio del petróleo en las grandes petroleras y los gobiernos se considera negativo para las energías renovables. Si los gobiernos y las grandes petroleras se ven obligados a reducir el gasto, es probable que las inversiones renovables y los subsidios estén entre los primeros en desaparecer.

Según Fatih Birol, jefe de la Agencia Internacional de Energía, la caída del precio del petróleo “definitivamente ejercerá una presión a la baja sobre el apetito por una transición energética más limpia”. Mientras tanto, BNEF ha reducido significativamente su demanda mundial de energía solar debido a una inminente desaceleración económica.

Y aunque la inversión renovable ha aumentado rápidamente en la última década, ya habíamos comenzado a ver una desaceleración en 2018.

Con todo esto en mente, es muy probable que la guerra de coronavirus y precios del petróleo tenga un impacto negativo a corto plazo en la transición energética global.

Sin embargo, a largo plazo, hay muchas razones para creer que la caída más reciente del precio del petróleo podría acelerar la adopción de energía limpia. En los últimos años, el cambio hacia el capitalismo consciente o la inversión ESG ha sido una de las tendencias más notables del mercado. Al mismo tiempo, la energía renovable se ha vuelto cada vez más competitiva , con algunos proyectos no renovables que luchan por la aprobación debido al temor de que las inversiones se queden varadas. Ahora, con los precios del petróleo por debajo de $ 30, los proyectos de petróleo y gas ya no pueden afirmar que ofrecen mayores ganancias que los proyectos de energía limpia.

La demanda y los precios del petróleo se recuperarán, y sin duda se necesitarán nuevos proyectos hasta que se desarrolle una solución viable de energía limpia. Pero una segunda caída importante del precio del petróleo en 6 años destaca la volatilidad de los mercados y el valor de la estabilidad que brindan las soluciones renovables. Con el sentimiento global alejándose de los combustibles fósiles, la energía limpia se vuelve cada vez más competitiva y la volatilidad del mercado petrolero una vez más en el centro de atención: podemos ver a las grandes petroleras y los gobiernos redoblando los esfuerzos para diversificar la inversión en energía. Esto es especialmente cierto en un mundo que se volverá cada vez más vulnerable a las pandemias.

El coronavirus ya ha reducido las emisiones globales a corto plazo, también puede significar que nuestra transición de fuentes de energía intensivas en carbono se acelere a largo plazo.

Dicho esto, no hay una alternativa viable para satisfacer la demanda mundial de energía en este momento. Sí, los precios del petróleo son volátiles, quemar petróleo es malo para el medio ambiente y es en parte responsable de gran parte de la inestabilidad geopolítica que vemos en la tierra. Pero los combustibles fósiles han impulsado los avances sociales, económicos y tecnológicos a lo largo de la historia y continúan siendo una parte vital de la civilización humana. El coronavirus y la caída más reciente del precio del petróleo son solo otro recordatorio de que debemos esforzarnos por diversificar nuestras fuentes de energía lo más rápido posible.

La energía renovable sufrirá a corto plazo, pero esta caída del precio del petróleo puede servir como un punto de inflexión para la transición de la energía limpia.

Fuente Mining Press/Enernews