Buenos Aires (EP), 09 de Junio 2021. Bolivia, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, República Dominicana y Panamá, en un estudio realizado por la Agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable, GIZ

De acuerdo con especialistas de la agencia de cooperación alemana Giz y expertos en colaboración con la entidad europea: “Tradicionalmente, las redes eléctricas han estado integradas por fuentes de generación despachables (hidroeléctrica, biomasa, geotérmica, nuclear, unidades térmicas convencionales, entre otras) para satisfacer la demanda. Sin embargo, a diferencia de las fuentes convencionales de energía, el viento y la energía solar fotovoltaica son por su naturaleza variables, y a excepción de cuando se encuentran acompañadas por sistemas de almacenamiento de energía, estas son no despachables, lo que significa que solo pueden suministrar energía cuando el sol brilla y el viento sopla.

Un incremento en la penetración de energía solar FV y eólica incrementa el nivel de incertidumbre poniendo a prueba la red eléctrica. Una medida empleada por diversos organismos técnicos y gubernamentales para contrarrestar dicha incertidumbre son los pronósticos de generación.

El grupo de trabajo de “Pronóstico de generación del recurso eólico y solar para el despacho de carga” de la red sectorial GADeR-ALC (Gestión Ambiental y Desarrollo Rural en América Latina y el Caribe) de la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable (Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit, GmbH, GIZ) presenta el estudio titulado “Pronósticos de Generación Eólica y Solar Fotovoltaica en América Latina”. El objetivo del grupo de trabajo es fortalecer las capacidades técnicas en la gestión de los recursos renovables variables, a través de actividades desarrolladas en coordinación con instituciones nacionales y/o regionales, y fomentar el intercambio técnico regional enfocado en lograr una mayor integración de las energías renovables en las redes eléctricas, mejorando los pronósticos de dichos recursos.

El estudio es resultado del esfuerzo conjunto del equipo de trabajo que está conformado por 10 países de América latina (Bolivia, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, República Dominicana y Panamá) a través de 5 programas. El objetivo de la publicación es brindar información de utilidad sobre los pronósticos de Energías Renovables variables (ERv) para los operadores del sistema, reguladores, ministerios, entre otros actores de Latinoamérica, el documento reúne las lecciones aprendidas en el uso de estos pronósticos en diferentes países de Latinoamérica, la Unión Europea, Sudáfrica, Estados Unidos e India; así como sus resultados con la implementación de pronósticos centralizados y mixtos.

Como las ERv dependen de variables meteorológicas, su integración segura a la red eléctrica necesita superar desafíos de confiabilidad para asegurar el suministro de energía. Los pronósticos energéticos sirven para proporcionar información que permita anticipar los cambios meteorológicos que influyen en la generación de las ERv e implementar controles en la red que garanticen el suministro.

Existen diferentes formas de clasificar los pronósticos, de acuerdo con su horizonte (de mediano, corto y muy corto plazo), a su metodología (de persistencia, análogo, modelo numérico de predicción meteorológica, físicos, estadístico y usando dinámica de fluidos computacional) y al agente que los genera (descentralizado cuando las centrales generadoras hacen el pronóstico, centralizado cuando el operador de red realiza el pronóstico y mixto cuando ambos actores participan en el pronóstico).

De las metodologías anteriores, algunas se basan en datos históricos, otras buscan hacer modelos del mundo físico y los más avanzados buscan integrar las dos técnicas; sin embargo, existen ocasiones en las que, por las particularidades de cada región, las opciones más avanzadas tecnológicamente no son viables, por lo que siempre es bueno contar con las demás alternativas.

El estudio concluye con una serie de recomendaciones para las centrales generadoras, los operadores de red y los reguladores, que van desde el uso y la calidad de los datos hasta la revisión de las normativas y regulaciones vigentes para mejorar los pronósticos de generación y así lograr una mayor integración de las Energías Renovables variables en las redes eléctricas de América Latina.”

Fuente https://www.pv-magazine-latam.com/