Buenos Aires (EP), 20 de Noviembre 2020. Federico Osuna, COO de Genneia, y Gabriela Aguilar, Gerenta General y VP Sudamérica de Excelerate Energy, analizaron los desafíos de la transición energética y la oportunidad que tiene el país en ese contexto.

Federico Osuna, Chief Operating Officer (COO) de Genneia; y Gabriela Aguilar, Gerenta General y VP Sudamérica de Excelerate Energy, disertaron en el marco de Ámbito Debate, para analizar el presente y el futuro de las energías renovables, así como las oportunidades que tiene Argentina en la transición energética.

También hicieron mención a los desafíos y oportunidades que la pandemia supuso en sus respectivos negocios. “La pandemia generó justamente la necesidad de adaptabilidad de todos los procesos. Excelerate trabaja en distintos entornos en distintos países del mundo. Y eso nos da una flexibilidad frente a la diversidad y las situaciones de cambio. El entorno nos cambió a todas las compañías, pero creo que es una de las cuestiones fundamentales de aquí al futuro de poder tener esa capacidad de adaptabilidad”, sostuvo Aguilar.

Por su parte, el directivo de Genneia se refirió a cómo las restricciones en la movilidad complicaron la operatoria de la firma líder en energías renovables. “Tenemos muchos centros operativos y eso complejizó el esquema de turnos que teníamos que ir cubriendo. Y también con una obra en construcción en curso, de tres parques, obviamente hubo algunos aspectos logísticos, por ejemplo de especialistas que tenían que venir del extranjero. Pero creo que el balance es positivo. Toda la compañía tuvo resultados mejores de lo esperado”, remarcó Osuna, quien señaló que antes de la pandemia la empresa puso en funcionamiento un parque eólico en Necochea, y que prevé tener operativo para los primeros meses de 2021 los parques Chubut Norte 2, 3 y 4.

“Respecto a los proyectos de Renovar, algunos están experimentando dificultades para llegar a su concreción y otros, se vinieron demorando. La expectativa para 2021 es ver cómo la secretaría de Energía canalizará esa problemática, con la posibilidad de liberar la capacidad de transporte en el sistema”, sostuvo Osuna, quien concluyó: “La capacidad operativa la tenemos, pero hay un tema de costo de capital. Entonces, creo que el costo de capital se va a apoyar en función de cuál es la confianza a nivel que se vaya tomando a nivel macro global y energético”.

“Argentina tiene un potencial de producción muy importante. Cuenta con recursos hidrocarburíferos y es importante que con el Plan Gas se puedan llevar adelante esos proyectos y que implique no solamente cubrir las necesidades crecientes de demanda, sino también exportar”, agregó Aguilar, quien acerca de la posible necesidad de importar GNL el próximo invierno sostuvo “que dependerá de la producción”. “Es importante decir que cuando un país tiene necesidades crecientes de gas, quiere decir que está acreciendo en su producción”, agregó.

Justamente, Aguilar se refirió a la importación de GNL “que muchas veces se ve como una oportunidad perdida”. “Pero nosotros tenemos clientes como los países árabes o Estados Unidos, que cuando tiene necesidades crecientes de gas natural, importa GNL. Hicimos una cuenta sobre qué hubiera pasado si desde 2008 Argentina no hubiera contado con esa solución: habría gastado 12.000 millones de dólares en combustibles líquidos”.

Osuna, en tanto, respondió a la idea que se refiere a que generar energía eólica es costoso. “Si un país quiere apuntar a una transición energética, con un plazo puesto en 2050, es imposible pensar que la energía renovable no es conveniente. Una política de transición energética tiene que llevar objetivos ambientales. En cuanto a los precios, no estoy de acuerdo: si fuera así, nadie hubiera vendido un contrato MATER”, sostuvo el directivo de Genneia, quien concluyó: “La transición energética tiene que ser tomada como una política de Estado”.

Fuente: ambito.com