Buenos Aires (EPatagonicas) 27 de Mayo. – La generación de biogás por descomposición anaeróbica es un modo considerado útil para producir energía eléctrica y biofertilizante. El método comenzó a implementarse en Carlos Tejedor, donde se construyó una planta que fue inaugurada este domingo.

Este domingo, fue inaugurada una planta de biogás en el establecimiento “La Micaela” del distrito bonaerense de Carlos Tejedor, cuya producción se genera en base a desperdicios vacunos.

Se trata de un emprendimiento único en Argentina y que coloca a Tejedor en la vanguardia en producción sustentable: del feedlot sale estiércol y, a partir de allí, electricidad y biofertilizante.

El evento se llevó a cabo en el marco de la ExpoRural 2016 y fue encabezada por Luis Urdangarín, el tejedorense que impulsó esta idea; quien fuera en el 2003 candidato a Intendente por la Unión Cívica Radical.

Además, dos jóvenes ingenieros que están a cargo (y le dieron vida) al proyecto mostraron el paso a paso de la producción. Son Martín Pinos y Ezequiel Weibel, quienes forman parte de IncUBAgro, una iniciativa de la Universidad para emprendedores.

A ellos se sumaron los innovadores Perico Sanz, gasista, y Daniel Garcia, que diseñaron un invento, que pronto registrarían, que aprovecha el calor del escape del motor, logrando que nada se desperdicie. Por tanto, se prevé que la planta aporte energía a la Cooperativa Eléctrica de Tejedor, para 200 hogares.

“Simplemente buscaba poder producir y hacer un círculo virtuoso, pero respetando el suelo”, expresó Urdangarín, en un breve discurso de inauguración.

En este marco, resaltó que “tuvo suerte de encontrar a buena gente” y reconoció especialmente a “los kamizakes”, como él denomina a Pinos y Weibel; aunque en los agradecimientos añadió desde a empleados, pasando por la Cooperativa, hasta a los comercios de Tejedor que “me bancaron cuando tenía para pagar y cuando no tenía también”.

“Lo hicimos a lo pobre”, caracterizó Urdagarín, y puso como ejemplo que fueron los ingenieros quienes realizaron el movimiento de tierra en los tractores.

Según se informó, se requirió una inversión de, aproximadamente, 4 millones de pesos que se financiaron con un crédito del Banco Nación que le permitió cubrir entre el 60 y 70 por ciento de los costos. Se prevé que le llevará tres años recuperar el capital y comenzar a generar ganancias