Buenos Aires (EPatagonicas) 15 de Julio. – “Y no es por estar calefaccionados”, ironizó hoy el diputado y presidente del Consejo Nacional del PJ, José Gioja. E insistió con “mandar a Aranguren a su casa”.

El ex gobernador sanjuanino dio una nueva versión del “Calentito’ los pancho'”…

El diputado nacional del Frente para la Victoria y presidente del Consejo Nacional justicialista, José Luis Gioja, aseguró hoy que “los gobernadores están todos calientes” con el gobierno de Mauricio Macri “no por estar bien calefaccionados sino por lo que está pasando con las tarifas”, y advirtió que, si fuera presidente, él ya hubiese “mandado a la casa” al ministro de Energía, Juan José Aranguren.

“Los gobernadores están todos calientes. No por estar bien calefaccionados sino por lo que está pasando; ellos fueron los primeros que alzaron su voz hace dos meses cuando hablaron del 400 por ciento de aumento en las tarifas”, sostuvo Gioja en declaraciones a FM FutuRock.

En este marco, el diputado nacional y ex gobernador recordó que los gobernadores le plantearon al presidente que “el mejor regalo” que se le podía dar a los argentinos por el Bicentenario era “corregir el tema de las tarifas y no lo hizo”.

“Pareciera que está esperando que la Justicia lo haga”, sugirió Gioja, quien destacó la necesidad de que el gobierno de Macri “tome decisiones políticas” en torno a las tarifas.

“Gobernar no siempre implica hacer lo que le gusta al que gobierna sino hacer lo que corresponde”, advirtió Gioja.

Por otro lado, cuestionó la permanencia de Aranguren en el gabinete de Macri al sostener que “lo mejor que le podía hacer al país es irse a la casa”.

“Si fuera presidente, yo ya lo hubiera mandado a la casa”, aseveró el titular del Consejo Nacional del PJ.

Ante una consulta sobre el futuro de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Gioja aseguró que se trata de “una referente de la política argentina y del justicialismo, pero ella ha dicho que no le interesa lo partidario”.

Finalmente y sobre el caso del detenido José López, el titular del justicialismo admitió que la situación del ex secretario de Obras Públicas, “produjo cimbronazos que se sintieron mucho en el peronismo pero también en la Argentina”.

(Diario Jornada)