Chubut (EP) 14 de Mayo. – Ante la posibilidad de instalar una central nuclear en la Patagonia, el ingeniero nuclear y Jefe de Departamento de Relaciones con la Comunidad de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Aníbal Blanco, indicó que previo a una instalación “se hace un estudio de todo, poblacional, socioeconómico, climático y requiere muchos años para definir el lugar. Hoy lo único permitido es el lugar donde ya están. Todo lo demás son especulaciones mediáticas y no hay ninguna decisión tomada al respecto”. A su vez, Blanco, destacó que Argentina “es uno de los países que más avanzando en el mundo en energía nuclear y con uso pacífico” y recordó que de las 3 centrales “una no está generando energía dado que la central nuclear está siendo renovada para extender su vida útil por 30 años más”.

Blanco informó que la posibilidad de instalar una central nuclear en la Patagonia “es un anuncio periodístico y oficialmente se conoce la recontratación o firma renovada de los contratos que ya se habían anunciado en torno a la intención de Argentina de seguir con la línea nuclear para la generación de energía eléctrica para renovar el parque eléctrico Argentino porque hay una falta de energía eléctrica en el país donde se gastan alrededor de 350 mw más por año”.

“Es una verdad de lo que sucede en nuestro país y la forma en que se cubre la demanda eléctrica es una política del gobierno de turno que decide qué es lo mejor para el parque eléctrico”, planteó.

Blanco remarcó que “Argentina tiene una diversidad en matriz energética muy variada. Nuestra Patagonia aporta mucha energía para todo el país, la energía hidroeléctrica es la mayor fuente de energía eléctrica del país, seguida por la quema de gas y combustibles fósiles y luego muy por debajo está la energía nuclear y renovable como la eólica y en pequeña parte la energía solar”.

“Tenemos una matriz no muy diversificada. La energía nuclear cubre el 10% si estuvieran funcionado, actualmente la central nuclear cercanas a Buenos Aires aporta el 5 o 6 por ciento de lo que consumismo”, destacó.

Y sostuvo que “la idea de aportar más centrales nucleares es una idea bastante antigua, pero lo novedoso es que quizás la semana que viene se daría la noticia de la eventual firma del contrato de dos nuevas centrales. Una estaría definida el tipo de central y con aportes de Chuna y tecnología de nuestro país”.

Uso pacífico de energía nuclear

A su vez, aseguró que Argentina “es uno de los países que más avanzando en el mundo en energía nuclear y con uso pacífico, eso me parece importante porque Argentina ha sido usuaria pacífica y cada vez que va a los foros internacionales obliga al país comprador a someterse al uso pacífico de energía nuclear. Argentina propone la desnuclerización armamentística de todo el mundo y apoya la desmantelamiento de todos los accionares nucleares en el mundo”.

Respecto a la aplicación de la energía, Blanco informó que se aplica para la “producción de cobalto 60 que es un material radiactivo que luego es usado en casi todos los hospitales del país donde se hace radioterapia y se usa ese material para combatir el cáncer”.

Además, “se investigan nuevos materiales para la industria de la medicina, la farmacia y la ciencia. Por lo que nuestro país es reconocido como uno de los países más avanzados en energía nuclear”.

Blanco confirmó que de las 3 centrales “una no está generando energía dado que la central nuclear está siendo renovada para extender su vida útil por 30 años más. El 31 de diciembre de 2015 cumplió su vida útil y el tiempo que la autoridad regulatoria le permitió operar por lo que la central dejó de operar porque no tenía más permiso”.

Estudios previos

En otro orden, Blanco explicó que previo a la instalación de una central nuclear se efectúa un “estudio de localización para definir el mejor lugar para ubicar una industria” y aseguró que “es la que más normas de seguridad tiene en el mundo por lo que hay que buscar lugares donde haya población o no, los vientos, la meteorología del lugar, la existencia o no de una fuente fría porque el reactor nuclear es un motor para producir vapor de agua que luego se convierte en energía por lo que debe ser enfriado. Por lo que tiene que haber un río o un largo cercano, un sistema de ventilación”.

Además, sostuvo que se analizan “los vientos porque se hace un estudio de todo, poblacional, socioeconómico, climático y requiere muchos años para definir el lugar. Hay muchos lugares y hoy lo único permitido es el lugar donde están. Todo lo demás son especulaciones mediáticas y no hay ninguna decisión tomada al respecto”.

“Uno podría hablar en el aire sobre qué pasaría, pero en realidad no hay ninguna decisión. Lo de la Patagonia es una noticia de un diario y hay que tomarla como tal”, comentó.

Y agregó que “si hubiera un estudio podríamos discutir los motivos. El principio básico de una central nuclear es que lo puede poner lo más cercano al punto de consumo y así evitarse todo el tendido eléctrico que es lo más caro. Lo más caro de la central fue la construcción y la red de transmisión hasta el centro de consumo”.

Además, destacó que “la ventaja de energía nuclear es poder ubicarla como en Córdoba o Buenos Aires muy cerca de los centros de consumo de esa energía. Dada la escasa población de la Patagonia no le vería mucho sentido a menos que haya una gran industria o gran población cercana, pero no hay grandes poblaciones cerca”.

Fuente ADN Sur