Buenos Aires (EPatagonicas) 18 de Ene. –Prácticamente la totalidad de las empresas del sector no están produciendo, a la espera de que el Ministerio de Energía publique los nuevos valores de la tonelada, desactualizados desde el mes de octubre. Juan Facciano, uno de los titulares de la empresa El Albarbón analizó las perspectivas del negocio.

¿En qué situación se encuentra la industria del biodiesel?

En la actualidad la industria se encuentra paralizada prácticamente en su totalidad desde el pasado mes de noviembre y a la espera de la publicación de precios actualizados (el último precio publicado corresponde al mes de octubre) por parte del Ministerio de Energía, situación que se agrava por la devaluación y la disminución de la alícuota del derecho de exportación del aceite de soja que implica un aumento en dólares sobre el precio del mismo. Estas circunstancias hacen que, financiera y económicamente, resulte imposible trabajar sin la actualización de los precios, y conforme lo establece el marco legal vigente para la actividad. Esta situación afecta principalmente a los pequeños y medianos productores de biodiesel -quienes destinan la totalidad de su capacidad de producción al mercado interno- ya que ninguna tiene capacidad financiera ni económica para soportar esta realidad por más tiempo.

¿Cómo impactó la devaluación en los costos de producción?

Más del 90 por ciento del costo del producción del biodiesel corresponde a aceite de soja (principalmente) e insumos dolarizados, por lo que la devaluación ha generado un incremento de los costos mayor al 40 por ciento.

Y en este escenario ¿Cuál considera que debería ser el precio de la tonelada de biodiesel?

A los valores actuales del aceite y el dólar, el precio del biodiesel del mes de enero debería estar por encima de los $ 10.300.

¿Hay posibilidades de incrementar el corte obligatorio?

Técnicamente hay posibilidades de incrementar el biodiesel para el corte automotor sin ningún problema al 12 por ciento, como mínimo; pero lo más importante es que el biodiesel se podría utilizar también para generación eléctrica, transporte público y el sector agropecuario, y así no solo contribuir a diversificar la matriz energética, sino también disminuir el giro de divisas mediante la sustitución de importaciones de gas oíl.

Además, destinar el biodiesel a estos mercados implicaría utilizar toda la capacidad de producción disponible que tiene nuestro país y que actualmente se encuentra ociosa, principal problema que tienen los grandes productores de biodiesel por la disminución en las exportaciones.

¿Lo plantearon al Ministerio de Energía?

Desde el 10 de Diciembre pasado, nuestro sector ha tenido varias reuniones con los nuevos funcionarios del Ministerio de Energía, que si bien fueron positivas y generaron optimismo por las promesas y compromisos asumidos por los funcionarios, lamentablemente en los hechos no se han traducido en nada concreto a la fecha, generándose la situación antes descripta.

De no mediar una publicación urgente de los precios acorde a los costos actuales de producción, y conforme lo dispuesto en el marco regulatorio vigente, ninguna de estas empresas podrá continuar operando, con las consiguientes consecuencias negativas que esto implica.

¿Pero tienen expectativas?

Sí. En lo personal tengo la expectativa de que el gobierno cumpla con los compromisos asumidos, no solo porque es lo que corresponde de acuerdo a la normativa vigente, sino también por lo que más le conviene al país (no solo a nuestra industria); y además va en sintonía con todas las Políticas de Estado que el gobierno ha venido anunciando en materia de Energías Renovables, las cuales adhiero en su totalidad y que espero se plasmen en la práctica. Tanto de este gobierno, como de cualquier otro, lo que esperamos y pretendemos no es más ni menos que previsibilidad, reglas claras y seguridad jurídica; y que se puedan plasmar en la práctica.