San Juan (EP), 01 de julio 2022. El proyecto Josemaria permitirá la creación de un nuevo nodo de generación fotovoltaica además de impulsar también al sector eólico.

La localidad sanjuanina de Rodeo podría convertirse en uno de los principales centros de generación de energías renovables de la Argentina en los próximos años de la mano de la minería.

La falta de capacidad de transporte en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI), que ha provocado una desaceleración en el desarrollo del sector, podría verse revertida, al menos en la provincia cuyana, con la construcción del proyecto de cobre y oro Josemaría, cuyas obras incluyen el desarrollo de infraestructura eléctrica.

“La construcción de la línea de extra alta tensión (LEAT) desde Rodeo hasta Josemaría, y las obras asociadas, abrirá un amplio abanico de posibilidades, en sintonía con los planes estratégicos para el desarrollo energético de la provincia de San Juan – sostienen desde la compañía canadiense -. Esto es, generará mayor atractivo para inversiones privadas en centrales de generación eléctrica renovable (solar, por ejemplo), mayor estabilidad al sistema eléctrico y con esto el desarrollo de la economía del departamento”.

La decisión de Josemaria Resources de adquirir la totalidad de los entre 260 y 320 MW de potencia que requerirá la mina durante su funcionamiento de fuentes renovables generó expectativas dentro las generadoras eléctricas, que venían bastante adormecidas en los últimos años por la escasez de espacio en las líneas de transmisión.

“Durante la operación, el objetivo es abastecerse de energías provenientes de 100% de fuentes renovables (eólico y solar-fotovoltaico) – señalan desde la unidad local de Lundin Mining -. El objetivo abastecerse de fuentes de energía renovables de San Juan tanto como sea posible, sin embargo, sabemos que algo de esta energía será provista desde otras regiones”.

Las expectativas del sector se incrementaron cuando la minera canadiense anunció que plana invertir al menos 200 millones de dólares para construir una LEAT para poder conectar sus instalaciones con el SADI y para ampliar la capacidad de la estación transformadora (ET) de Rodeo, entre otras obras.

«Los costos operativos están siendo revisados en este momento como parte de nuestro proceso actual de ingeniería básica”, que se encuentra en una etapa inicial, sostienen desde la empresa.

El objetivo de Josemaría Resources es construir una LEAT de 500 kV de 250 kilómetros para unir la actual ET Rodeo, en la localidad de Iglesia, que será repotenciada de 132 a 500 kV, con el yacimiento.

A esto, se le sumará la adecuación que realizará la compañía de la línea de alta tensión que conecta la ET Nueva San Juan y con la de Rodeo, que también pasará operar de sus actuales 132 kV a hacerlo en 500 kV.

Finalmente, la minera canadiense también llevará adelante la ampliación de la ET Nueva San Juan de 132 a 500 kV y construirá una nueva ET en los terrenos aledaños al yacimiento de cobre y oro.

Estas obras permitirán desarrollar proyectos de energía solar por unos 400-500 MW en la zona de Rodeo y alrededores, calcula una fuente de la industria. Sin embargo, esto recién podría ocurrir dos años y medio después que la compañía canadiense comience con los trabajos, algo que por el momento carece de una fecha certera.

A esto, hay que agregarle que la empresa recién precisará del suministro al menos para 2027 cuando comience a operar la mina ya que durante su construcción se abastecerá de electricidad generada localmente con gasoil. Sin embargo, en el medio de las obras podría usar una mezcla de ambas si la línea está terminada.

“En este momento, el proyecto está en una etapa temprana de ingeniería conceptual y en preparación del manifiesto de impacto ambiental, que deberá ser presentado ante la Secretaría de Ambiente para su evaluación. Dentro de este proceso, está previsto una audiencia pública, que será convocada por la autoridad competente – destacan desde la empresa -. Tanto la ingeniería conceptual, los estudios eléctricos asociados y la declaración de impacto ambiental resultante de la aprobación del manifiesto, son requeridos para la presentación de la solicitud de acceso a la capacidad de transporte ante Transener, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) y el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), en diferentes instancias. Luego, vienen etapas de licitación de la obra, desarrollo de la ingeniería de detalle y posterior construcción”.

La opción de que una empresa privada construyera una línea de alta tensión para su propio uso estaba prohibida en San Juan, por lo que la legislatura sanjuanina tuvo que derogar el artículo 11 de la ley 1811-A el 28 de mayo, para permitirle a Josemaría Resources avanzan con su propuesta.

El espacio para conectar más proyectos renovables podría incrementarse más aún si el gobierno de Sergio Uñac, junto al de su par riojano Ricardo Quintela, logra construir los 335 kilómetros de la LEAT de 500 kv para unir la ET Rodeo con la ET La Rioja Sur, además de repotenciar esta última de 132 a 500 kV.

Con esto, se cerraría el anillo que une a ambas provincias, una obra que está en manos de la Secretaría de Energía de la Nación desde hace años. Para concretarlo las autoridades buscan que Josemaria Resources financie 20 millones de dólares de los 200 que costaría el desarrollo de estos trabajos con adelantos de regalías, según señala el Diario de Cuyo. Desde la empresa, niegan que esto sea cierto.

Esta nueva LEAT le permitiría a la minera canadiense acercarse más a su objetivo de abastecerse por completo de energías renovables en la región ya que para esto precisa de una potencia instalada de unos 700-800 MW, calculan dos fuentes de la industria, algo que no conseguiría con lo que se pueda generar en los alrededores de Rodeo.

Debido a estas limitaciones, la unidad de Lundin Mining salió a buscar alternativas para adquirir electricidad verde en otras partes del país a través de proyectos que cuenten o no con prioridad de despacho otorgado por Cammesa.

A su vez, tendrá que comprar energías renovables de varias fuentes diferentes ya que la mina necesita operar durante todo el día y la fotovoltaica sólo funciona durante las horas de luz solar. Por eso, espera complementarlas con la eólica, cuyo pico de operativo se da en horarios nocturnos.

Para conocer las posibilidades de abastecimiento con la que podrá contar en el futuro, la empresa convocó a una licitación privada en las que las compañías debían proponerle antes de mediados de junio la capacidad de generación que tendrán para venderle en octubre de 2024, explica la segunda fuente.

“El proyecto requiere energía eléctrica desde el sistema para el pre-comisionado y para realizar las pruebas previas a la puesta en marcha. Como tal, la construcción de la línea comenzará tan pronto como los permisos necesarios sean aprobados, tengamos disponible el derecho al ingreso al sistema y el proyecto haya recibido las aprobaciones necesarias”, detallan desde Josemaria Resources.

Si bien empresas como Genneia, YPF Luz, 360Energy, MSU Energy, entre otras, presentaron propuestas no vinculantes, dentro del sector aún existen dudas sobre cómo hará la minera canadiense para implementar la compra de la energía, ya que evitó darles mayores detalles desde que lanzó al proceso.

“Hay mucho ruido en torno a los tiempos que le llevará construir las líneas y las torres, sobre cuestiones regulatorias que nadie sabe cómo van a resolver. Hay demasiada incertidumbre con variables que no controlás”, sostiene una cuarta fuente de una de las empresas que participó de en la compulsa.

Una de las mayores dudas es qué ocurrirá con la energía generada por los nuevos parques renovables en el caso de que Josemaria Resources se atrase en la construcción de la LEAT y la ampliación de las ET.

“Hay cosas que aún están inciertas como, por ejemplo, que las obras de infraestructura eléctrica llevan dos años y la empresa quiere hacer PPAs en la zona. Para terminar con ese problema, debería firmar un take or pay por si no llegan a tiempo con la línea, algo que aún no está en claro que vaya a ser así”, explica la primera fuente.

Otro de los problemas que enfrentan las empresas es el financiamiento para construir los parques renovables. Si bien la segunda fuente, cuya compañía participó del proceso, sostiene que Josemaria Resources va a terminar abasteciéndose en varios proveedores, las posibilidades para conseguir fondos se han reducido actualmente a la colocación de deuda de mediano plazo en el mercado local, lo que limita la dimensión de los proyectos.

Desde la minera canadiense sostienen que no están evaluando la posibilidad de fondear el desarrollo de las plantas solares y eólicas a cambio de quedarse con la electricidad que produzcan o directamente con ellos y pagar por las obras y el mantenimiento.

Genneia fue una de las empresas que presentó proyectos sus tres proyectos que cuentan con prioridad de despacho: los solares Sierras de Ullum (64 MW) y Tocota III (14 MW), ambos en San Juan, y el eólico La Elbita (103,50 MW), en la provincia de Buenos Aires.

A su vez, le ofreció la posibilidad de construir hasta 500 MW más en proyectos fotovoltaicos en terrenos que tienen en la zona de Rodeo, que se podrán conectar directamente a la nueva LEAT de 500 kV. “Esto se puede transformar en nuestro Puerto Madryn solar”, sostiene una fuente cercana a la empresa.

A esto se le podrían sumar otros 100 MW de la planta solar Ullum Alfa, que Genneia planea levantar si Compañía Latinoamericana de Energía diera de baja su proyecto Ullum X, de 100 MW, y esa capacidad de conexión volviera a ser licitada por Cammesa para el Mater.

En la compulsa, deberá competir con YPF Luz quien también presentó propuestas, aunque se negó a detallar de cuáles se trataban. En la actualidad, la empresa sólo cuenta con prioridad de despacho para su parque fotovoltaico Zonda I, de 54 MW, en San Juan.

Sin embargo, la unidad de energía de la petrolera controlada por el Estado también tiene en carpeta al menos una ampliación de 100 MW de este proyecto y el eólico Los Aromos, de 168 MW, en la provincia de Buenos Aires, que quedaron afuera en la última ronda organizada por Cammesa el 8 de noviembre.

“Contamos con 10.000 hectáreas en Rodeo para construir parques fotovoltaicos, a 14 kilómetros de la subestación, y sólo estamos usando 200 en la actualidad”, resalta una fuente cercana a la compañía.

Otras de las empresas que decidieron enviar propuestas fueron 360Enrgy y MSU Energy. La primera le ofreció a Josemaria Resources suministrarle energías renovables a través de pequeñas plantas solares que tiene en carpeta.

En cambio, la unidad eléctrica de la compañía agropecuaria le compró a la firma RPG el proyecto fotovoltaico Raigones, de 130 MW, para presentarla en la licitación, en el que será su debut en el sector. Esta planta había obtenido prioridad el 8 de noviembre, pero la empresa no pagó la garantía por lo que Cammesa lo dio de baja.

Fuente Hernán Dobry para desarrolloenergetico.com.ar

Fotografía Knight Piésold