Santa Cruz (EPatagonicas) 15 de Julio. – Y-TEC, la empresa conformada por YPF y el CONICET ya retiró del agua las boyas que estaban midiendo cerca de 40 parámetros con vistas a conocer el potencial energético, para dar paso a la segunda etapa: conocer el precio del MWh.

Las previsiones estimaban que el factor de capacidad de las turbinas sería del 80 por ciento, por el gran potencial de las olas y mareas.

Y-TEC convocó ayer a conferencia de prensa en su torre de Puerto Madero, Capital Federal, para exponer ante la sociedad los avances realizados por los 320 científicos y técnicos que están trabajando en los más de 100 proyectos en curso, abocados al sector energético. Fue también una oportunidad para presentar a Santiago Sacerdote, Gerente General, reemplazante de Gustavo Bianchi. Estuvo acompañado por el Vicepresidente de Servicios Compartidos de YPF, Sergio Affronti.

Sacerdote mencionó los pasos al frente en la elaboración de baterías de litio, de las investigaciones en biogás, energía solar térmica, como así también en el área de los combustibles fósiles y nuevas técnicas para reducir costos de los hidrocarburos no convencionales.

Pero en una de las propuestas en carpeta, hubo atención especial: el directivo informó que se están terminando de analizar los resultados de las boyas que midieron durante varios meses el movimiento de las olas y mareas en el estrecho de Magallanes, paso marítimo localizado en el extremo sur, entre la Patagonia, la Isla Grande de Tierra del Fuego y otras islas ubicadas al oeste.

“Se avanzó en esa primera fase que implicaba la medición. Ahora las boyas están en tierra y estamos comenzando la segunda fase, que tiene que ver con el modelizado de generación en el mar. Estamos analizando 2 localizaciones para terminar de definir cuál sería el costo de la generación”, explicó Sacerdote. Las turbinas utilizadas son de origen nacional, tienen una potencia de 4 Kw y fueron aportadas por la compañía INVAP.

En un primer momento, las previsiones estimaban que el factor de capacidad en esta región sería del 80 por ciento, lo que permitiría competir en igualdad de condiciones frente a la energía eólica, solar y el resto de las variantes de generación eléctrica. Es lo que se está determinando con precisión por estas horas.

Sumando todas las iniciativas de Y-TEC, ya son más de 320 los investigadores que están generando conocimiento. Hasta el momento se llevan invertidos más de 400 millones de pesos y la idea es seguir incrementando los recursos en esta dirección, tal como lo establece el modelo de gestión implementado.

“Uno de los primeros temas que nos plateamos en Y-TEC fue fortalecer la investigación aplicada a la industria. Esto como una pieza y estrategia fundamental, también como condición necesaria para lograr el autoabastecimiento”, señaló el ejecutivo en su presentación.