Buenos Aires (EPatagonicas) 07 de Abril. – Daniel Redondo, secretario de Planeamiento Energético, confirmó que el gobierno nacional seguirá adelante con la construcción de las represas hidroeléctricas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner, pese a que haya sido un proyecto desarrollado “en forma acelerada, con un impacto ambiental cuestionable y con problemas de costos y de marco legal”.

“Nos tomamos 30 días para revisarlo, y lo conversamos con China, porque necesitamos esas represas para suplir parte de la energía del país”, aseveró Redondo, al tiempo que aclaró que “representan el 4% de la energía del país”.

El funcionario aseguró que la respuesta de China “fue buena”, y señaló que “se avanzó sustancialmente en definir el proyecto posible” en las negociaciones que se estuvieron llevando a cabo en el último mes, especialmente tras el encuentro que mantuvo el presidente Mauricio Macri, con su par chino Xi Jinping en la Cumbre de Seguridad Nacional, realizada en Washington días atrás.

Al disertar en el Argentina Summit, un seminario organizado ayer por la agencia de noticias Bloomberg, Redondo informó que se están revisando todos los proyectos grandes de energía: “Nos interesa cambiar la matriz energética del país que actualmente tiene un consumo en un 85% de petróleo y gas”, precisó el secretario, quien anticipó: “Vamos a agregar 20.000 megavatios en los próximos 10 años, la mitad serán energías renovables, y de la otra mitad, en gran parte proyectos hidroeléctricos”.

Sobre las represas, el secretario indicó que se está “modificando el proyecto para cumplir con compromisos ambientales”, y afirmó que “se está negociando con la UTE (concesionaria) para continuar las obras. Esperamos ser exitosos y tener buenas noticias en el corto plazo”, concluyó.

En el mismo panel, el director de Pan American Energy (PAE), Danny Massacese, sostuvo que el gran desafío para el sector energético “es que la industria sea sostenible y sustentable en el largo plazo con estos precios” a los que cotiza el barril de petróleo crudo en el mercado internacional.

Reconoció que eso “dificulta alcanzar niveles de eficiencia”, porque explicó que “es complejo el manejo del tema, por ejemplo, con los sindicatos, porque un reducción de actividad impacta en la mano de obra”.

Massacese estimó que “el precio del barril de petróleo crudo quedará en U$S 50″, y consideró que “el desafío será desarrollar el inmenso potencial a ese valor”.

“Este año estamos más cautos y vamos a andar con pié de plomo con las inversiones, pero vamos a desembolsar U$S 1.400 millones”, anticipó el ejecutivo, quien destacó que “el desarrollo de los no convencionales es importante para el desarrollo del futuro en Argentina”.

Por su parte, otro de los participantes, el presidente de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, se refirió a los cambios que está implementado el Gobierno: “Estamos tomando estas medidas de una manera muy positiva, sobre todo porque van en la dirección de normalizar el sector”.

El empresario también se refirió a las inversiones que necesita la industria: “la madre de todas las batallas del sector energético se juega en la producción de gas”, y afirmó que “es donde los empresarios se tienen que jugar e invertir”.

“La Argentina tiene potencial y las áreas para hacerlo, y no podemos seguir importando gas o gasoil para alimentar centrales eléctricas y consumo industrial”, remarcó Mindlin, y agregó: “El empresario nacional tiene que poner sobre la mesa un menú de muchos proyectos para que los inversionistas internacionales vengan al país”.

El cierre de la mesa estuvo a cargo de Daniel González, director financiero de YPF, quien precisó que “la inversión este año será de U$S 4500 millones”, por parte de la petrolera estatal, y detalló que “es algo más bajo que los últimos dos años, pero sustancialmente más alto que lo que venía invirtiendo la compañía en los 10 años previos”.

González también se refirió al financiamiento internacional: “El acceso no ha sido un obstáculo en estos últimos años, pero a un costo más alto de lo que la compañía se merece”, y agregó al respecto: “Esto va a ir mejorando, sobre todo cuando la República salga efectivamente del default”.