Buenos Aires (EP) 19 Feb. – Las Estaciones de Servicio comenzaron a recibir las facturas por el consumo de energía eléctrica con fuertes incrementos. El impacto de la tarifa es tan significativo que impulsó a los expendedores, en especial a los de GNC, a modificar los precios en el surtidor.

Con importantes subas, las facturas por consumo de energía eléctrica correspondiente al mes de enero comenzaron a llegar a las Estaciones de Servicio. El incremento corresponde al nuevo cuadro tarifario dispuesto para el Gobierno, que comenzó en febrero y continuará en marzo, mayo y agosto.

En algunas provincias el impacto es muy significativo. En Santa Fe, por ejemplo, expendedores informaron que el aumento alcanza hasta el 60 por ciento. Y eso que este mes solo se trasladó el escalamiento mayorista de la energía (generación y transporte) y se dejará para el próximo la actualización de los ingresos de distribución.

El ajuste, si bien afecta en menor o mayor medida a todos los sectores,  tiene fuerte incidencia en el sector de las expendedoras de GNC, para el cual el costo de la electricidad representa un componente esencial. Es por ello que muchos operadores han decidido modificar algunos centavos el precio en el surtidor.

ESTRUCTURA DE LA FACTURA ELÉCTRICA

La factura eléctrica se divide en dos partes importantes: el costo del servicio y los impuestos. A su vez, al costo del servicio se llega a partir de dos factores básicos que contabilizan el consumo eléctrico mensual o bimestral: el cargo fijo y el cargo variable. Por la aplicación combinada de ambos, se determina el valor de la energía utilizada por el usuario en ese período y el costo de mantener el servicio por parte de toda la cadena de empresas que interviene en la prestación.

El cargo fijo refleja el costo del mantenimiento activo de la conexión. Aún cuando no se utilice el servicio, el cargo fijo reflejará el costo que le representa a las empresas el mantenimiento del usuario como activo.

El cargo variable, en cambio, refleja exclusivamente el consumo que el usuario verificó en el período facturado. Para ello, se le asigna un valor al kWh y ese valor se multiplica por la cantidad de kWh registrado en ese período

Otro factor de gran incidencia es la carga impositiva. Las facturas eléctricas de todo el país están gravadas con impuestos nacionales, provinciales y/o municipales. En promedio, entre el 30 y el 40 por ciento de lo que se abona en el monto final corresponde a tasas e impuestos.

https://www.surtidores.com.ar