Buenos Aires (EP), 06 de Abril 2021. De forma bastante sencilla, puesto que este sistema replica los procesos que se producen en el estómago. Por ello, cuando se introducen los restos de alimentos o el estiércol animal en esta “máquina”, las bacterias que contiene descomponen de manera natural la materia orgánica y la convierten en biogás y en fertilizante.

Todo este proceso se ejecuta sin necesidad de conectarse a la red. Esta circunstancia amplía las ventajas para el medioambiente de utilizar HomeBiogas que, además de no consumir energía, permite reducir la dependencia de combustibles fósiles, en este caso a través del biogás. Además, en aquellos lugares en los que la madera sigue ardiendo tanto para cocinar como para calentar, esta innovación podría contribuir al freno de la deforestación.

Pero, al margen de lo anterior, esta innovación para la autogestión de los residuos orgánicos permite que cada vivienda pueda reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por una gestión ineficaz de estos restos. “HomeBiogas 2.0 es una potente herramienta que puede contribuir a mitigar el cambio climático”, defienden sus impulsores -la empresa HomeBiogas- en una campaña lanzada en KickStarter para captar fondos con los que producir la segunda versión de su invento.

Con él, se abre la posibilidad de que cualquier familia con cierto espacio para ubicar este sistema (siempre, a un máximo de 20 metros de distancia de la cocina), pueda transformar las sobras de su comida o el estiércol animal en energía limpia para cocinar durante 3 horas al día. En concreto, el equipo tiene capacidad para 700 litros de biogás, que quedan almacenados hasta su uso.

Fuente: ecoinventos.com