Buenos Aires (EP), 04 de Junio 2021. José Gustavo Pérego, director de ABECEB opinó sobre la posibilidad de financiamiento para aquellos proyectos adjudicados a la ronda 3 – MiniRen del Programa RenovAr y cómo puede afectar económicamente un rebrote pandémico.

Ante una renovación de contrato, ¿se puede conseguir financiamiento para aquellos proyectos que fueron adjudicados a la ronda 3 del Programa RenovAr?

En la mayoría de los casos, dada la liquidez que hay en el mercado y que los gobiernos provinciales quieren hacerse cargo de los riesgos, posiblemente haya capacidad para financiar esos proyectos. No sé si este año, pero es algo que puede ser válido.

Dejo afuera a los grandes proyectos, principalmente de la ronda dos del Programa RenovAr, donde los costos y la situación actual en Argentina lo impiden y está la discusión acerca de liberar el derecho de despacho.

¿Cómo afectan las restricciones al dólar en el financiamiento?

Eso afecta a toda la economía argentina y en estos casos también, con lo cual impactará en la demora de la concreción de proyectos. Esto en toda la plataforma de renovables, principalmente para aquellos que ya no habían hecho la inversión o la compra del Capex (Capital Expenditure) antes del desorden.

Muchos de los proyectos que ahora vemos andando o que se han puesto en funcionamiento es porque las decisiones de compra y adquisición se hicieron bastante antes de todos los problemas macroeconómicos, en pandemia y pre-pandemia.

Ahora bien, los proyectos de ronda tres son chicos, posiblemente ahí haya mucho capital nacional más la participación de estados provinciales y eso puede ayudar en este proceso.

¿Y cómo puede afectar un rebrote pandémico?

Según cálculos de instituciones económicas internacionales, Argentina posiblemente logre recuperar el PBI per cápita que tenía al 2019, año malo que ya arrastraba dos años de recesión, en seis años.

Eso considerando el crecimiento y un manejo considerable de la inflación, con lo cual en ese sentido creo que el proceso de nuevas olas va a seguir complejizando el mercado.

También habrá una dificultad muy fuerte de manejar las expectativas inflacionarias, mayor intervención y un hecho adicional: el super-ciclo que vivimos de materias primas estaba dado por un movimiento de la tasa norteamericana relacionado a una estrategia de recuperación económica.

Si ahora se empieza a mirar ahora la tasa a diez años, el mercado en Estados Unidos, dado el crecimiento que tiene y la presión inflacionaria, se invirtió. Y eso significa que para el año que viene ya veamos una retracción de los commodities.

Eso impacta directamente en los dólares y en la capacidad de recuperación de la economía argentina. Por ende en la estabilidad macroeconómica que hoy no la tenemos y va a ser difícil que la tengamos en el corto plazo.

Fuente https://www.energiaestrategica.com/