Jujuy (EP) 28 de Oct. – El emprendimiento, inaugurado por Macri el 1 de octubre, goza de beneficios impositivos y logró que la construcción de una subestación clave para su funcionamiento quede a cargo del Estado Nacional. La provincia se endeudó para financiar la obra, pero recién operaría el año próximo.

El Parque Solar Cauchari, ubicado en la provincia de Jujuy, es uno de los proyectos fotovoltaicos más grandes del país con 300 MW sobre una superficie de 650 hectáreas. Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (Jemse), la empresa provincial, se adjudicó el proyecto en la primera subasta del programa Renovar, realizada en septiembre de 2016. El contrato original estimaba que la puesta en marcha del proyecto era a mediados de marzo de 2018, pero todavía no está generando energía, y todo indica que no lo va a hacer este año.

El emprendimiento goza de beneficios impositivos y logró que la construcción de la subestación para evacuar la energía generada esté a cargo del Estado Nacional, infraestructura sin la cual Cauchari no podría haberse llevado adelante. La provincia tuvo que asumir un gran endeudamiento para financiar la obra, pero sigue sin operar.

Cauchari está subdividido en tres áreas de 100 MW cada una. En total, el parque solar impulsado por el gobernador Gerardo Morales contará con más de 1.180.000 de paneles solares provenientes de China. Según señaló Carlos Oehler, presidente de Jemse, la instalación de los paneles fotovoltaicos de Cauchari I está en un 97%, aunque Presidencia de la Nación informó a principios de mes que estaba en un 75%. Mientras que Cauchari II y III ya están concluidas.

Retrasos en los plazos de construcción

El 1 de octubre el gobernador Morales y el presidente Mauricio Macri anunciaron la inauguración del parque. En los hechos, pareció más un acto de campaña que de un anuncio de generación efectiva de energía, ya que en realidad el evento fue para la “inaugurar la terminación mecánica y puesta a prueba de Cauchari II y III”. Según el titular de Jemse, el parque podría ponerse en marcha recién a mediados de diciembre. Aunque según otras fuentes consultadas que siguen de cerca la construcción de la obra, no lo hará hasta los primeros meses del año que viene.

Lo cierto es que los plazos de construcción de Cauchari se vienen prorrogando desde hace tiempo, lo que motivó críticas y pedidos de informe al ejecutivo provincial por parte de partidos políticos de la oposición. Tal como aseguró Oehler, el proyecto fue beneficiado, junto a otros del programa Renovar, de la prórroga que otorgó la Subsecretaría de Energías Renovables, a cargo de Sebastián Kind, con la disposición 285/18. Esta medida contempló “la posibilidad de otorgar un plazo adicional, bajo ciertas condiciones, siempre que los proyectos evidencien un importante grado de avance y con aplicación de las penalidades que correspondan”.

En marzo de este año, la gobernación de Jujuy había anunciado que en agosto de 2019 el parque iba a comenzar a generar energía, algo que no se concretó. Lo último que se conoció públicamente es que fines de octubre el parque podría comenzar a operar, pero esa promesa tampoco se cumplió.

Ayuda del Estado Nacional

Como la Puna jujeña no cuenta con líneas de transmisión, el proyecto original del parque solar contemplaba la construcción de una subestación transformadora (Estación Transformadora del Altiplano) y líneas de transporte eléctrico para poder evacuar la energía generada por los paneles. Lo cierto es que el parque Cauchari, proyecto emblema del gobernador de Jujuy, no se hizo cargo.

Morales consiguió que la obra, que también sufrió retrasos en los plazos de construcción, se la pusiera al hombro el gobierno nacional con fondos del Tesoro estimados en más de 50 millones de dólares. Esto despertó varias críticas en el sector energético porque entienden que esta obra debió haber sido parte de la oferta técnica de Jemse en la licitación del programa Renovar.

De ser así, la propuesta de la empresa provincial en la Ronda 1, donde fue adjudicado el parque Cauchari en 2016, debió ser más cara que los 60 dólares por megawatt hora (MW/h) generado con la cual fue adjudica y figura en el contrato que mantiene con Cammesa.

En los hechos, de haberse hecho cargo la compañía Jemse de la necesaria construcción de la estación transformadora y del transporte eléctrico para conectar a Cauchari al Sistema Interconectado Nacional (SADI), el proyecto en general hubiera perdido competitividad frente a otras alternativas que compitieron en la licitación del Renovar.

Según comentó Oelher, la adenda del contrato contempla la obligación de Cauchari a entregar energía a la red 30 días después de la habilitación comercial de la Estación Transformadora Altiplano. Sin esta adenda y con las obras del parque concluidas, el proyecto hubiese sido “un desastre financiero”, según afirmó el titular de Jemse, porque hubiese tenido que afrontar obligaciones y pagos de intereses.

Financiamiento y construcción

Otro punto por el cual Cauchari es cuestionado tiene que ver con los niveles de endeudamiento en dólares que asumió la provincia. El financiamiento del parque, que oficialmente suma 541,5 millones de dólares, está estructurado con un crédito a la provincia de Jujuy por 331,5 millones de dólares con el banco chino Eximbank, con garantía soberana del gobierno nacional. Además, Jujuy emitió un “bono verde” en el mercado financiero de Estados Unidos por otros 210 millones de dólares.

La ejecución de la obra está a cargo de dos empresas chinas, que actúan de proveedoras de materiales y constructoras de la planta: Power China y Shangai Electric Power Construction (SEPC).

Los planes de extender aún más al parque Cauchari están en marcha. En estos momentos funcionarios de la provincia están negociando con los empresarios chinos. El proyecto de ampliación sería por 200 MW (en total el parque quedaría con 500 MW) y por 300 millones de dólares. En total, el proyecto solar podría costar más de 900 millones de dólares, con un plazo de devolución de 10 años sobre la deuda principal que, según las voces críticas del proyecto, “compromete a la provincia con niveles de endeudamiento que no está preparada para devolver”.

https://econojournal.com.ar/