Chubut (EP) 23 de Mayo. – Crece el rechazo a la instalación de una central nuclear en Patagonia. Ciudadanos de Río Negro y Chubut comienzan a organizarse para detener el avance del Gobierno Nacional sobre la región. Ambientalistas advierten que el acuerdo celebrado con China compromete a Argentina para siempre, y están dispuestos a dar el debate acerca de los beneficios de las energías renovables.

Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, advierte que se decida instalar dos centrales nucleares sin un debate social previo y anticipó que habrá mucha resistencia de los patagónicos.

En todas partes del mundo este tipo de energías tienen un debate social muy grande, previo a su instalación, incluso en lugares donde ya están instaladas, “una decisión así debería tener consenso social, que los patagónicos decidan que quieren para su futuro. Aquí se hace todo lo contrario a lo que ocurre en sociedades que uno cita como norte, tal el caso de la reciente consulta popular en Suiza, donde la sociedad determinó que van a desactivar las centrales nucleares y van por el desarrollo de las energías renovables”, dijo Viale, al ratificar que la sociedad resistirá la iniciativa.

Rechazo social

La decisión del Gobierno Nacional ha generado un malestar social enorme, diversos actores de la región se están organizando para resistir, “es de una irresponsabilidad enorme haber firmado ese acuerdo. Está claro que no conocen la historia de la Patagonia respecto del tema nuclear. No va a ser para nada fácil la instalación de una central en cualquier punto de la región, y particularmente en Sierra Grande, que tiene una Ordenanza antinuclear, que está vinculado con la lucha que se dio en Chubut, en la Meseta Central en Gastre, cuando se quiso instalar un basurero nuclear, y fue el pueblo organizado el que logró que no sucediera”, dijo Viale al resaltar que sin dudas los asambleístas de Chubut y la región se alzaran ante el embate nacional.

Efectivamente en la localidad rionegrina, rige la Ordenanza 014/96 que declara a Sierra Grande como zona No nuclear. Ante este escenario las fuerzas de la oposición al gobierno de Alberto Weretilneck, advierten “cualquier decisión de semejante envergadura, deberá tener la aprobación de los ciudadanos de Sierra Grande”, manifestaron días atrás a través de las redes sociales, mismo medio que eligió el Gobernador de Río Negro para comunicar el acuerdo con China de instalar la central nuclear.

Energías renovables

El doctor Viale sostiene que este acuerdo que firma Macri con China compromete a la Argentina para siempre, “recordemos que los residuos de una central nuclear tienen esa enorme peligrosidad durante más de diez mil años, es una especia de espada de Damocles que estará pendiente siempre sobre la Patagonia” dijo y agregó “se puede generar muchísima más energía limpia con los mismos costos de una central nuclear. La energía nuclear es muy cara, de hecho es muy sucia, pero fundamentalmente muy cara. Hasta en términos económicos estamos dispuestos a dar el debate”, dijo el abogado ambientalista. “Las energías renovables pueden ser la revolución de la Patagonia”, afirma Enrique Viale, asegurando que “se trata de energía limpia, sustentable, infinita. Es la energía del siglo XXI que genera muchísimos de puestos de trabajo, y Argentina cuenta con mucho conocimiento científico sobre las energías renovables, y se puede crear un motor de desarrollo”.

Una planta nuclear se generaría treinta o cuarenta años de energía, generando residuos que para gestionar y sostener durante más de diez mil años.

“Impunidad judicial”

El doctor Viale advierte sobre la importancia que representa que las comunidades se expresen y en ese sentido, reconoció que la mayoría de causas judiciales vinculadas al Derecho Ambiental, son impulsadas por colectivos ciudadanos.

“Lamentablemente muchas veces los gobiernos son cómplices de las grandes empresas. Un caso testigo es el de Veladero, donde los asambleístas no sólo tienen que luchar contra una de las multinacionales más grandes del mundo, como es el caso de Barrick, sino también contra el gobierno Nacional, el gobierno Provincial, y muchas veces contra la propia Justicia que garantiza impunidad a hechos como ese. A casi dos años del peor derrame minero ambiental de la historia argentina, y la impunidad es total, no hay ninguno de los responsables que tenga consecuencia judicial por eso. Es por esa razón que el pueblo se organiza, buscan soluciones, como el caso de la iniciativa popular en Chubut”, dijo el abogado al afirmar que la alternativa es que “la comunidad organizada le ponga un parate a todo esto”.

Fuente Diario de Madryn