Mendoza (EP), 25 de Ene 2023. El gobernador Suárez decidió no recibir a Alberto Fernández y perdió la oportunidad de reclamarle por la liberación de los 1.023 millones de dólares que Nación le debe a la provincia vecina.

La estrategia de Mendoza para pelear por la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento va de mal en peor. No solo se encontró con un laudo que benefició a La Pampa, sino que -encima- el gobernador Rodolfo Suárez desaprovechó una oportunidad única para presionar cara a cara ante el presidente Alberto Fernández por un pedido que también había hecho administrativamente: que libere los 1.023 millones de dólares para hacer otras obras y no solo represas hidroeléctricas.

El presidente laudó contra los intereses de Mendoza respecto a Portezuelo, e hizo caso al pedido de La Pampa y las otras provincias ribereñas para exigir un nuevo estudio de impacto ambiental. Pero no respondió el otro pedido del gobernador Suárez que, en el fondo, tiene más trascendencia que la propia obra anulada.

En el pedido de arbitraje, Suárez había solicitado que, en caso de no tener un fallo contrario, habilite a la provincia a usar los fondos de manera más discrecional y así poder invertirlos en obras diversas.

«Solicitamos en ambas hipótesis autorice a la provincia de Mendoza la construcción de obras de generación de energía así como las que permitan ampliar la capacidad productiva, optimizando el uso del agua u otras obras que persigan la misma finalidad, ello sin perjuicio de hacer reserva de avanzar en la concreción de otras obras hídricas», decía el pedido. En la respuesta oficial, no se hizo mención a ese reclamo.

El convenio firmado entre Mauricio Macri y Alfredo Cornejo, que obligó a la Nación a pagar 1.023 millones de dólares, restringe el uso de esos fondos a Portezuelo del Viento u otra obra hídrica de generación de energía.

«La intención de Suárez era que se destrabe esa cláusula a través de una addenda y se puedan hacer otros emprendimientos. La visita del presidente era un momento oportuno para hacer referencia a ese pedido que ahora quedó en abstracto y, si se quiere, incomodar a Fernández», explicó el diario mendocino Mdzol.

«La omisión de Alberto Fernández no es casual. En el PJ, particularmente en el kirchnerismo, siempre se opusieron y buscaron bloquear la liberación de esos fondos para que el gobernador los use a discreción», indicó el mismo portal.

«No le vamos a permitir que financien la campaña con esos fondos. Si lo hacemos, van a llenar la provincia de ciclovías y placitas», cita a una líder mendocina del peronismo.

«Si dejamos que usen los dólares para cualquier cosa, no ganamos más una elección», rememora a otro dirigente que habló el año pasado. Esos supuestos apuntaban a que la discrecionalidad del manejo de los recursos tendría efectos políticos.

Con Portezuelo anulado, con el destino de esos fondos, Suárez busca realizar la represa El Baqueano, en el río Diamante, algo que también resiste La Pampa a capa y espada. Esa obra aún está puesta en duda, aunque en el Gobierno mendocino dicen que la licitarán en los próximos meses.

La especulación con la que cuentan en el radicalismo es que haya un cambio político y que asuma un presidente representante de Juntos por el Cambio en diciembre. Si eso ocurre, ven terreno fértil para que el pedido de Mendoza para el uso discrecional de los fondos se habilite.

Mendoza ya tiene ahorrados más de 500 millones de dólares y el 2023 es el año de mayores desembolsos en el plan de compensación que se acordó para resarcir a la Provincia.