Buenos Aires (EP) 4 de Julio. – El apagón que días atrás dejó a todo el país y a algunos “vecinos” sin energía eléctrica y el que mantiene a la zona norte de la Región sin servicio desde el sábado a la tarde-noche disparó las consultas acerca de los valores y las características de los paneles solares, según confirmaron desde el Colegio de Técnicos de la provincia de Buenos Aires.

“Fue un combo explosivo. Facturas astronómicas, casi una semana sin servicio y sin explicaciones, la llegada de la ola polar”, enumeró un dirigente de la entidad para indicar que “hoy en día los paneles solares son una alternativa excelente, no sólo para acontecimientos extraordinarios como el que estamos viviendo, sino como fuente de ahorro y cuidado del medioambiente”.

El titular del Colegio, Gustavo Tavolaro, comentó que “los últimos cortes provocaron un incremento de las consultas sobre las energías renovables, las cuales hace tiempo que pasaron a ser una alternativa muy válida por sus posibilidades económicas ancladas en la relación costo-beneficio”, especificó.

La utilización de paneles solares – se explicó- viene creciendo desde hace tiempo como sistema alternativo “dado su costo accesible, su libre mantenimiento y su prolongada vida útil (20 años promedio)”. Los eventos que afectaron a miles y miles de vecinos en los últimos días incrementaron el interés en torno al sistema.

“Desde el Colegio de Técnicos de la provincia de Buenos Aires siempre buscamos incentivar este tipo de energía”, puntualizó el presidente de la institución, quien aseveró que se trata de una opción “al alcance de la mano (o del bolsillo) de muchos vecinos”.

Además resaltó que la organización viene capacitando a los técnicos con el fin de “jerarquizar la profesión, que a partir de la extensión de las energías renovables comenzó a expandir sus alcances”, amplió.

“La instalación de paneles solares permite el ahorro económico al usuario, al tiempo que lo protege de la interrupción del servicio por posibles cortes ocasionados por fallas en la red administrada por la empresa distribuidora”, indicó Tavolaro.

Una casa de unos 60 metros cuadrados, con dos televisores, una heladera, un ventilador y las luminarias se puede alimentar con tres paneles solares, un inversor (el “cerebro” del equipo) y un banco de batería, para lo cual el propietario tendría que pensar en una inversión total de 110.000 pesos, mano de obra incluida. Ahora bien, una propiedad de unos 100 metros cuadrados necesitaría dos paneles más y un inversor de mayor capacidad, es decir, un desembolso de aproximadamente 150.000 pesos.

Gentileza Diario El Día