Neuquén (EPatagonicas) 12 de Oct. – Representantes de la AIC concurrieron a la Comisión de Hidrocarburos de la Cámara de Diputados de Neuquén para explicar el estado de las cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Collón Cura y los niveles de reserva del recurso en represas. Afirmaron que las cuencas presentan un “extremo hídrico histórico” lo que deriva en una “situación preocupante”. En cuanto al pronóstico para la temporada estival, anticiparon que se tratará de un verano seco con elevadas temperaturas.

Representantes de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) explicaron este mediodía en la comisión de Hidrocarburos, Energía y Comunicaciones el estado hidrometeorológico de las cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Collón Cura y los niveles de reserva del recurso en represas. Adelantaron que la próxima temporada estival será calurosa y, si bien los cursos de agua están por debajo de la media por distintos motivos, no prevén conflictos eléctricos.

Al describir el estado del caudal de los cursos de agua, Griselda Ostertag dijo que las cuencas presentan un “extremo hídrico histórico” lo que deriva en una “situación preocupante”. En efecto, hace una década que las cuencas “presentan un periodo de sequía y no se pudieron recuperar producto de la perdida de los ciclos de períodos húmedos”. Explicó que para los ríos Limay y Collón Curá el final del año hidrológico 2015 –de abril a marzo de año siguiente– fue seco, mientras que el Limay ya califica como extra seco para este año.

Los especialistas señalaron a las escasas precipitaciones como unas de las variables de los caudales por debajo de la media esperada para las tres cuencas. En efecto, según el derrame acumulado, las tres cuencas califican como extra secas para este año. La evolución de la nieve –otra de las variables– también está por debajo del promedio con un escaso 4.1% del área de la cuenca neuquina con nieve a mediados del mes de septiembre. Finalmente, el volumen almacenado en reservas subterráneas y la acumulación en los lagos (acumulación lacustre), también representan variables con déficit del recurso.

En cuanto al pronóstico para la temporada estival, anticiparon que se tratará de un verano seco con elevadas temperaturas. Explicaron que la predicción del clima para los próximos meses se hace en base a estudios de la temperatura del mar, a raíz de los eventos macro-meteorológicos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’. La presencia de un “bloqueo anticiclónico semipermanente” en la región impidió los efectos de El Niño en la zona, al tiempo que provoca el ingreso de vientos del oeste y el clima tropical del este continental. Asimismo, explicaron que las escasas precipitaciones se deben al descenso de la temperatura en las aguas de la zona del Ecuador, lo que ocasiona menores evaporaciones. Si bien para el mes de octubre se esperan mayores precipitaciones, “no es la solución” para las cuencas de los ríos que seguirán demostrando condiciones deficitarias para el próximo trimestre.

En cuanto al suministro energético derivado de las represas El Chocón, Los Barreales, Alicurá, Piedra del Águila y Los Cerros; Luis López Palma se pronunció a favor de una “posición conservadora” para el suministro de energía en la provincia, ya que el aporte de las cuencas a las represas está por debajo de los aportes medios históricos. “Dar estrictamente lo necesario y no más”, dijo el ingeniero al ser consultado por el abastecimiento eléctrico para el próximo verano. Si bien no calificó de crítica la situación y asoció los posibles cortes –sobre todo en la provincia de Buenos Aires– a la saturación de la red y no a la oferta energética, aconsejó acumular el agua sobrante en los embalses, “porque hay que pensar en cómo sobrellevar los siguientes ciclos hidrológicos porque no tenemos lo que quisiéramos tener”.

En cuanto a las reservas en los embalses, detalló que mientras Alicura cuenta con casi la totalidad del embalse ocupado, la represa de Piedra tiene más de un 10% libre, El Chocón casi un 40% libre y Cerros tiene menos del 50% con volumen de agua.

La región Comahue aporta un 18% de la generación hidroeléctrica del país, lo que alcanza a cubrir solamente un 5% de la demanda total. Al traducirlo a números, López Palma explicó que en la actualidad hay una demanda del 130.000 gigawatts, al tiempo que la región aporta un estimado de 6.100. “Hay más represas pero menos generación” de energía local dijo. Sin embargo, remarcó que la generación de energía es la tercera prioridad para la AIC, representando el control de crecidas  y el uso para consumo humano las dos primeras, respectivamente.

Participaron los ingenieros Ana Martínez y Luis López Palma, y la geógrafa Griselda Osteratag, representantes de la AIC.

Estuvieron presentes los diputados Javier Bertoldi, Juan Monteiro, Gloria Sifuentes, Claudio Domínguez, Ramón Soto, Guillermo Carnaghi, Carlos Sánchez, María Laura du Plessis y Jesús Escobar.

Prensa Legislatura Neuquén