Chubut (EP) 24 de Junio. – En el marco del Plan Patagonia, y en consonancia con la promoción de energías renovables que impulsa el Gobierno de Chubut, empresarios de la provincia elevarán un proyecto que propone la instalación de una planta de generadores eólicos. La iniciativa fue elaborada con especialistas del sector y en acuerdo con las comisiones sectoriales que se han conformado para elaborar las diferentes temáticas relacionadas con el programa nacional.

La propuesta se elevará a la Nación y será articulada con autoridades provinciales. También con la Universidad de Chubut, donde ya se están diseñando carreras técnicas destinadas a generar recursos humanos para nuevas tecnologías.

La Federación Empresaria de Chubut, advierte sobre la necesidad de una política desde Nación con una mayor incorporación de componente local y de proveedores, para un desarrollo metalmecánico de la zona, y expresan que “los resultados de la Licitación RenovAR 1 y 1.5 (licitaciones eólicas) son por demás demostrativos. Ninguno de los proyectos adjudicados por más de 2.000 Megavatios tendrá componente nacional”.

Por otra parte sostienen que se plantea una política de “equidad y equilibrio” para que se pueda competir a nivel nacional y no se produzca un efecto “desindustrializador para el país”.

Proyecto patagónico

El plan elaborado por el sector empresario consta de 10 propuestas para avanzar con la energía alternativa de cara a los próximos años, “una señal clara de Nación que indique su decisión de desarrollar la industria eólica nacional fomentando la fabricación y armado de aerogeneradores en el país y de parte de sus componentes, así como de los sistemas de hardware y software intervinientes”.

El proyecto propone además “instrumentar un financiamiento para parques con componente nacional, y que dicho financiamiento debe contemplar la adquisición de bienes de capital y ampliación de plantas para los ensambladores como para los proveedores de partes, favoreciendo la instalación de plantas de armado y proveedores nacionales en la Patagonia”.

Asimismo se promueve “fomentar la inversión de capitales locales pequeños y medianos en las estructuras de inversión privada que se formalicen. Incluir cupos para proyectos de generación eólica localizados en la región en las rondas licitatorias futuras. Asignar recursos presupuestarios a la Investigación, Desarrollo y formación de recursos humanos altamente capacitados, a través del INVAP, Universidad Nacional de la Patagonia, Universidad Nacional de la Patagonia Austral, de las sedes de la Universidad Tecnológica Nacional y universidades provinciales”.

Por otra parte la iniciativa busca “establecer, a partir de enero 2018, (cuando vence el tratamiento arancelario fijado por la ley 27.191) un arancel al aerogenerador completo y sus partes del 14 %, y de 0 % a los insumos importados sin producción nacional, con los cuales se construyen o construirán los aerogeneradores nacionales. Instrumentar desde el Estado nacional con participación del sector privado una estrategia de gestión y ejecución inmediata de proyectos de la infraestructura de transmisión de la energía eléctrica en la región. Liberación del débito fiscal IVA al armador fabricante y productores de bienes nacionales que se integren como componentes físicos o software, en la fabricación de aerogeneradores. Bono fiscal sobre cargas sociales del proceso de armado y producción de componentes, tanto para el armador fabricante como para sus proveedores”.

Competitividad

A modo de resumen, desde la Federación advierten que “si se quiere desarrollar proveedores nacionales, la base mínima para ello es equidad competitiva, teniendo en cuenta que en todos los países donde existen tecnólogos locales (fabricantes de componente y de aerogeneradores completos), la política pública va un paso más allá y favorece la selección de proveedores locales para el desarrollo de la generación renovable”.

A partir de ello se propone una mesa de trabajo con el Gobierno Nacional donde se encuentren mecanismos en el área financiera, que permita impulsar la participación de empresas y actores científico-técnicos de la región en el desarrollo del sector por vía del aumento de la competitividad.

Dentro del documento consensuado que surgió tras la cumbre empresaria, expresan que “abogamos por la competencia, no adherimos al cierre del mercado a las importaciones. No obstante, coincidimos en que, si la apertura pone como parámetro de competencia al precio, como prácticamente único valor a considerar, sin contemplar situaciones para que la industria nacional pueda desarrollarse, estaríamos dilapidando una oportunidad sensible para el crecimiento, la generación de empleo y desarrollo tecnológico”.

Se considera que “puntualmente para la Patagonia, por ser la región de mayor recurso eólico del país y uno de los más importantes a nivel mundial, la política del gobierno de desarrollar las energías renovables tiene un carácter decisivo y puede ser uno de los pilares del futuro energético de la nación a partir de la región”, concluye el texto.

Una escuela de Chubut ya fabrica generadores para familias carenciadas

A principio de este año, la noticia saltó a los medios nacionales: Alumnos de la Escuela Agrotécnica Nº 1728 de la localidad chubutense de Cholila, junto a su profesor de tecnología, comenzaron a fabricar generadores eólicos que son destinados a familias carenciadas, en una zona en la que el 70 por ciento de la población rural no tiene energía eléctrica. Con esto se demostró que en diferentes escalas, el desarrollo de tecnología en la zona, es absolutamente posible.

El proyecto comenzó en el 2014 con la materia de sexto año Proyectos Tecnológicos, a la que asisten alumnos que proviene de la estepa y cordillera chubutense, y también del oeste de Río Negro.

Nahuel Ancina, profesor de la escuela e integrante de la Fundación Cruzada Patagónica, explicó a Télam que la iniciativa surgió al descubrir que “la mayoría de los alumnos del campo no tenía luz en sus hogares, ni acceso al agua de forma directa”.

“Entonces nos plantemos cómo podíamos enseñar a los alumnos a realizar una producción agrícola ganadera sustentable dándoles acceso primero a las condiciones mínimas para vivir cómodamente”, agregó el docente y precisó que buscaron organizar una materia en la que puedan aplicar la tecnología en soluciones concretas.

Los alumnos empezaron con el armado del molino desde el inicio de las clases, lo que incluye el tallado de las aspas, y el armado del rotor y estator del generador.

Ancina dijo que el alumno “arma íntegramente cada una de las piezas que conforman el generador, por lo que si de ser necesario repararlo o hacer otro, está en condiciones de hacerlo”.

El modelo del generador está disponible por Internet y es impulsado por diversas ONG para difundir el sistema eólico

Los fondos para llevar adelante este proyecto se consiguen a través de donantes que aportan a la Fundación Cruzada Patagonia y con la colaboración de la ONG 500 RPM, especializada en generadores eólicos.

“El proceso solidario comienza en el aula, luego pasa al taller, y va al campo, donde las tareas se comparten con todas las familias”, dijo María Luisa Palmieri, directora de la Escuela Agrotécnica Nº 1728, y agregó que “lo más importante es que el proyecto acerca a nuestros alumnos a la realidad de muchos argentinos, que no tienen luz ni agua”.

El docente indicó que el proceso “deja muchos valores marcados en los alumnos, como solidaridad, compromiso, responsabilidad, trabajo en equipo: ellos son el futuro y tenemos que prepararlos”.

Luego del desarrollo de los generadores eléctricos avanzaron con el proyecto para fabricar generadores eólicos específicos para el bombeo de agua, sin uso de baterías, que permite bajar los costos, y que avanzó al estar en contacto con Hugh Piggott, creador del diseño de estos molinos.

Fuente El Diario de Maryn