Jujuy (EP) 11 de Sept. – El director de proyecto de Cauchari Solar, Guillermo Giralt, ha desvelado qué inversores y módulos se están utilizando para la planta solar más grande de Argentina. Ya se ha construido más del 80% de la planta y su conclusión está prevista para finales de noviembre.

A principios de marzo, ya se habían instalado más de 1.180.000 módulos fotovoltaicos en el parque solar Cauchari, en Jujuy.

Durante la feria Intersolar South America que tuvo lugar hace dos semanas en Sao Paulo, Brasil, pv magazine tuvo la suerte de charlar con Guillermo Giralt, director de proyecto de Cauchari Solar, una empresa con fines específicos de propiedad de Jemse SE (Sociedad de Energía y Minería de Jujuy), que es a la vez propietaria del proyecto fotovoltaico más grande de Argentina, la planta solar Cauchari de 500 MW.

La planta, que se está construyendo en dos fases de 300 MW y 200 MW respectivamente, está siendo financiada por un 85% con fondos del banco estatal chino Export-Import Bank of China y con un bono de $ 210 millones que la provincia argentina de Jujuy emitió a mediados de septiembre.

“Estamos en un avance superior al 80% y tenemos previsto terminar la realización de la planta el 2 de octubre,” dijo Giralt. “Después, comenzaremos la fase de precomisionado y la conexión a la red está planeada para el fin de noviembre,” agregó.

Según Giralt, además, la empresa está cerrando ahora la parte de papeles y autorizaciones para la expansión de 200 MW del proyecto. “Deberíamos empezar la construcción en el segundo trimestre del próximo año,” explicó tambiém, especificando que se está evaluando si agregar sistemas de almacenamiento, aunque no sea necesario. “Estamos también estudiando la tecnología termosolar CSP para poder mejorar la calidad de la línea y no tener el riesgo de ningún tipo de disconexión,” dijo.

Los inversores string de Huawei

Para el proyecto se han utilizado inversores string del fabricante chino Huawei. “Hay muchas razones técnicas y logísticas por las cuales hemos elegidos inversores de este tipo,” explicó Giralt. “Fundamentalmente, la planta se realiza a 4,200 metros sobre el nivel del mar y está a tres horas y media de San Salvador de Jujuy, que es la ciudad más cercana.” La única ruta para llegar a la planta, además, es bastante complicada y el mantenimiento de inversores centrales para 300 MW de solar necesitaría de entre seis y ocho personas, que tendrían que estar allí todos los días. “Los inversores centrales son artefactos muy sofisticados que solo puede manejar gente muy especializada y los profesionales de este tipo no van a vivir en localidades como aquella en la que se está realizando el proyecto Cauchari,” agregó Giralt. Entonces, la idea fue tener inversores que puedan permitir operaciones de mantenimiento con personas de baja capacitación. “En ocho minutos dos personas pueden cambiar un inversor string,” siguió explicando.

Además, la planta se está construyendo a más de 4 mil metros de altura, donde hay una cantidad de oxígeno menor. Eso podría determinar problemas de de-rating, según Giralt. Toda la parte electrónica de los inversores Huawei está sellada y toda la parte de potencia tiene ventilación natural. “Se trata de inversores muy bien preparados para mantener bajas temperaturas en la parte de potencia, sin necesidad de ventiladores,” agregó. Así, aunque el parque solar esté a 4 mil metros, los inversores no tiene problema de de-rating y gastan menos energía en enfriar las unidades de potencia. Eso, según él, significa un mejor rendimiento que sea superior al 3%. “Y eso hace que ganemos mucho más dinero,” dijo también.

Los paneles policristalinos de Talesun

Los 300 MW de la instalación serán generados por paneles policristalinos PERC proporcionados por la china Talesun, que también participa en el proyecto con una cuota de propiedad. Se trata de paneles de 72 celdas de 330 vatios cada uno. La ubicación del proyecto tiene una irradiación de entre 1,000 y 1,200 horas con temperaturas cercanas a los 0 grados. Lo cual hace que los paneles tengan un mayor rendimiento. No se tomó en cuenta la posibilidad de utilizar paneles bifaciales, ya que el proyecto no permite generar más energía que los 500 MW. “La línea tiene un límite térmico de 750 MW, entonces nosotros vamos a tener 515 MW y los 212 MW de otro proyecto que está realizando Neoen,” concluyó Giralt.

La primera fase de 300 MW del proyecto fue seleccionada por el gobierno argentino en la primera ronda del programa RenovAr para las renovables a gran escala. Esta sección de la planta venderá electricidad a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) a un precio de $ 60 por MWh en virtud de un PPA de 20 años. Jemse posee una participación del 80% en el proyecto, mientras que el 20% restante es propiedad de Power China, Shanghai Electric y Talesun.

Home