Rusia (EP) 26 de May. –La planta se encuentra en la ciudad de Pevek y tiene una capacidad de 70MW. Se trata de la undécima planta de energía nuclear en operación industrial de Rusia.

El viernes pasado la Corporación estatal rusa de energía nuclear, Rosatom, puso en operación industrial la única central nuclear flotante del mundo. El proyecto a cargo de Rosenergoatom, perteneciente a Rosatom, consistió en la construcción de una planta nuclear termoeléctrica flotante en la ciudad de Pevek (región autónoma de Chukotka, enfrente de Alaska) con una capacidad de 70 MW. Se trata de la undécima planta de energía nuclear en operación industrial de Rusia y la más septentrional del mundo. Según la compañía la central Akademik Lomonoso cumplió íntegramente todos los requerimientos y las normativas y estándares vigentes, incluyendo los requisitos sanitarios y epidemiológicos, ambientales y de incendios, para este tipo de plantas. Al respecto, vale recordar que este logro de la industria nuclear rusa se da cuando se cumplieron 34 años del desastre de Chernobyl (26 de abril de 1986). Desde hace tiempo la compañía rusa está interesada en participar del desarrollo energético en Argentina. Es más, a fines de enero pasado el secretario de Energía, Sergio Lanziani, recibió al representante de Rosatom para la región, Evgenii Safonov, y a Sergey Krivolapov, asesor estratégico para la América Latina interesados en oportunidades de inversión en los sectores de energía nuclear y generación hidroeléctrica en el país. Hay que recordar que en Argentina operan tres centrales nucleares: Atucha I, Atucha II y Embalse. Entre todas aportan cerca del 6% de la energía total producida en el país (a nivel mundial la energía nuclear provee más del 10%, aunque hay países, como Francia, que obtienen un 75% de su energía de reactores nucleares).

Rosatom ya podría decirse que es un viejo conocido de la Argentina dado que comparte, directa o indirectamente, algunos proyectos. Por ejemplo, el pasado 6 de abril la compañía rusa firmó un contrato con Egipto para el suministro de componentes nucleares para el reactor de investigación científica argentino ETRR-2. En su momento, trascendió que la empresa rusa NZHK fabricante de concentrados químicos de Novosibirsk, perteneciente a la compañía de combustibles nucleares TVEL de Rosatom, había firmado un contrato por 10 años con la Organización de Energía Nuclear de Egipto para el suministro de componentes de uranio y aluminio de combustible nuclear de bajo enriquecimiento para el reactor ETRR-2 construido por INVAP. Vale recordar que este reactor multipropósito de diseño argentino está ubicado en el Centro Nacional de Investigación Nuclear de Egipto, en la ciudad de Inhas (a 60 km de El Cairo) y de acuerdo a INVAP se utiliza para las investigaciones científicas en el campo de la física de partículas elementales, la ciencia de los materiales, combustibles nucleares, terapia por captura neutrónica de boro, así como para la producción de radioisótopos. Este contrato se concretó luego de haber superado la prueba de suministrar componentes de combustibles fabricados por NZHK, perteneciente a TVEL, durante los últimos tres años. ¿Quién es NZHK?, uno de los mayores fabricantes mundiales de combustible nuclear para los reactores nucleares de investigación científica. Es además la empresa rusa fabricante de litio metálico y sus sales. Mientras que TVEL, de Rosatom, integra empresas fabricantes de combustible nuclear, conversión y enriquecimiento de uranio, producción de centrífugas de gas, y además, incluye organizaciones de investigación científica y diseño siendo el único proveedor de combustible nuclear para las centrales nucleares de Rusia, abasteciendo también a 73 reactores de potencia de 13 países, los reactores de investigación en 8 países y las naves de propulsión nuclear de la flota nuclear rusa. Según TVEL cada sexto reactor nuclear del mundo funciona con el combustible fabricado por la empresa.

Con relación a la central flotante cabe destacar que ya está operando a pleno luego de haber realizado el 19 de diciembre pasado su primer suministro de energía a la red aislada de Chaun-Bilibino de Chukotka, hecho que le valió que la prestigiosa publicación Power lo considerara como uno de los seis eventos clave del 2019 en la industria mundial de energía nuclear. La compañía informó que desde su conexión a la red, la planta generó más de 47,3 millones de kWh de electricidad y actualmente proporciona el 20% de las necesidades del centro de energía de Chaun-Bilibino. “En el futuro, a medida que la central nuclear de Bilibino se retire del servicio, la planta nuclear flotante se convertirá en la principal fuente de suministro energético para la región de Chukotka”, explicaron desde Rosatom que estima para la planta flotante una vida útil de 40 años.

Para los amantes de los datos técnicos, la compañía detalló que además de tratarse de la única planta nuclear flotante termoeléctrica del mundo cuenta con una infraestructura costera y una unidad de potencia flotante Akademik Lomonosov, equipada con dos reactores del tipo KLT-40S con una capacidad eléctrica de 35 MW cada uno, de modo que la capacidad de potencia de la planta es de 70 MW, y su capacidad térmica es de 50 Gcal/h. La longitud del Akademik Lomonosov es de 140 metros y 30 metros de ancho, y el tonelaje de desplazamiento es de 21.500 toneladas.

A lo largo de la operación piloto y hasta fines de febrero, la central Akademik Lomonosov ya había suministrado más de 21 millón de kWh de electricidad a la red aislada del sistema energético de Chaun-Bilibino (uno de los tres sistemas energéticos autónomos de Chukotka). La ubicación estratégica de la planta obedece no solo a satisfacer la demanda de las ciudades de la lejana región (vecina de Alaska) sino también a garantizar el suministro de suficiente energía para el desarrollo de las empresas mineras de oro, cobre y otros minerales en el territorio de Chukotka, había señalado Vitaliy Trutnev, director de Rosenergoatom durante la operación piloto.

Otro hito histórico que protagonizó recientemente Rosatom la primera inspección a distancia de un proveedor de centrales nucleares extranjero. Fue el 20 y 22 de abril pasado cuando se hizo una inspección programada por la Autoridad de Radiación y Seguridad Nuclear “STUK” de Finlandia a la empresa “RAOS Project Oy”, del grupo Rosatom y proveedor general “llave en mano” de la central nuclear finlandesa Hanhikivi-1. Debido a la pandemia la inspección se realizó en modo de una conferencia de Skype debido a las medidas de distanciamiento y las restricciones implementadas en Finlandia y Rusia. “Durante la inspección, se cumplieron 3 de los 5 requisitos previamente establecidos por la autoridad regulatoria finesa”, informó “RAOS Project”. El proyecto Hanhikivi-1, en el Golfo de Botnia, prevé la construcción de una central nuclear de una sola unidad de potencia con la tecnología moderna del reactor VVER 1200 de diseño ruso de generación 3+ con una capacidad de 1.200 MW.

El año pasado las plantas nucleares de Rusia (de Rosatom) tuvieron un nuevo récord de generación de energía eléctrica por más de 208,7 mil millones de kWh superando la meta del plan energético según el FAS (Servicio Antimonopólico Federal de Rusia). Actualmente, la participación de la generación nuclear de Rusia es aproximadamente el 19% de la generación total de la energía eléctrica en el país. De esta manera, cada quinta lamparita de la Federación de Rusia es alimentada por la energía generada por las plantas nucleares. Al mismo tiempo, la participación de la generación nuclear en la parte europea del país alcanza el 40%.

Fuente Ambito Financiero