Buenos Aires (EP), 08 de septiembre 2021. La demanda sólo cubre el 41% de lo que vale la generación eléctrica. Los aumentos de tarifas en provincias -mayores a los de capital y gran Buenos Aires- a grandes usuarios, siguen lejos de cubrir costos.

Hasta junio inclusive, el costo fiscal de los subsidios energéticos sumaron un costo de $ 471 mil millones, el equivalente a U$ S5.162 millones, y aumentaron 115,7% respecto a igual periodo de 2020.

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) recibió $ 304 mil millones y un aumento de 100.5%, equivalentes al 65% de los fondos ejecutados.

La magnitud de la erogación fiscal da una idea del costo que tienen para las cuentas fiscales los retrasos tarifarios, mediante los cuales el gobierno busca contener la inflación junto al retraso cambiario, acumulando la deuda «en pesos» sobre la cual se viene discutiendo en la campaña electoral.

Con datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), el Instituto Argentino de Energía General Mosconi detalla que «esto implica mayores subsidios por la suma nominal de $ 252.888 millones» en la comparación interanual.

El 41% del costo de generación eléctrica es pagado por la demanda mayorista. La diferencia son los subsidios crecientes de un gobierno con cuentas fiscales en rojo, a pesar del ajuste de jubilaciones y salarios.

«Tomando la cotización del dólar mayorista promedio del año, los subsidios energéticos sumaron U$ S 5,162 millones acumulados en 2021.

«En cuanto a la desagregación de los subsidios energéticos -dice IAE- las ejecuciones presupuestarias más importantes acumuladas a junio de 2021 fueron para Cammesa ($ 304,897 millones o U$ S 3.338 millones) que se incrementó 100,5% interanual y ocupó el 73% de las transferencias realizadas, para el Plan Gas no convencional (Resolución 46 del ministerio de Energía, $ 49.582 millones) y para IEASA (se encarga de importaciones, $ 93,773 millones) con un aumento del 179%».

Una brecha peligrosa

«Las Provincias han actualizado los cuadros tarifarios, al igual que las concesiones bajo Jurisdicción Nacional (Edenor, Edesur). Sin embargo, el precio de la energía se mantiene prácticamente congelado. Estas particularidades tendrán invariablemente consecuencias fiscales a través de subsidios crecientes del Estado Nacional», advierte IAE.

«En paralelo, persiste el fuerte deterioro de los ingresos de distribuidoras y cooperativas de energía eléctrica a pesar de la recomposición en el Valor Agregado de Distribución. El descalce entre la evolución del costo y del precio que paga la demanda se inició en febrero de 2019 y se mantiene en la actualidad a pesar del incremento en los precios de la energía a Grandes Usuarios», expone.

Cabe recordar que por Decreto 489/21, el presidente Alberto Fernández amplió el gasto público en $ 710 mil millones, incluyendo $ 90 mil para Cammesa y $ 28 mil para el Plan Gas, entre otros programas hidrocarburíferos.

GAS

«Los subsidios a la oferta de gas, en total, sumaron $ 149.000 millones (U$ S 1,570 millones), es decir un 195% más que en igual periodo anterior. Esta dinámica en el comportamiento de los subsidios a partir de abril de 2020 responde a las necesidades financieras derivadas de una creciente brecha entre costos y precios de la energía debido al congelamiento de los precios de la energía eléctrica y a los sucesivos Plan Gas».

Fuente https://www.ellitoral.com