Río Negro (EP), 5 de Dic 2022. Empresas de capitales argentinos, españoles y chinos recorren junto a autoridades provinciales el terreno de las obras.

Empresas de capitales argentinos, chinos y españoles recorren por estos días el terreno por donde correrán los nuevos tendidos en alta tensión que darán energía confiable a Villa La Angostura y duplicarán la disponibilidad de Bariloche. Son 18 compañías las interesadas, según anunciaron de manera conjunta los gobiernos de Neuquén y Río Negro.

«En el marco de la licitación convocada para la construcción de la obra de interconexión eléctrica en alta tensión para Bariloche, Dina Huapi y Villa La Angostura (Alipiba II), se está realizando una visita de obra con representantes de 18 empresas interesadas de todo el país por el trazado previsto para el futuro electroducto», se informó.

El lunes las actividades comenzaron en Cipolletti. Hasta mañana, viernes, seguirá la recorrida por «cada uno de los puntos neurálgicos de los 137 kilómetros por donde está previsto colocar el tendido eléctrico en alta tensión (132 kV) y las obras complementarias».

Hay empresas interesadas de amplia trayectoria, como Pecom Energía, Cartellone, Rovella, Edvsa o Districuyo, pero además están Power China, IPE Neuquén (del Grupo Neuss, los dueños de Edersa), Eling Energía, los españoles de Abengoa, Proa, Pro Obra, Argencobra, Vial Agro, Lesko, Sowic, Sinec, Semisa e Inmac.

El miércoles «se recorrió otro tramo de la futura línea así como también se hizo el reconocimiento del terreno donde se construirá la futura estación transformadora Dina Huapi».

El Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal destinó 75.800.00 dólares para financiar esta obra, que tiene un plazo estimado de 4 años. Hasta el 7 de febrero del año que viene hay plazo para presentar las ofertas.

Villa La Angostura se abastece hoy con generación aislada, mediante equipos que en el mejor de los casos funcionan a gas y en la mayoría de los días, a gasoil, que es altamente contaminante y caro. Hace casi una década que el gobierno neuquino hizo grandes inversiones en su territorio para interconectar la localidad, pero sin el tramo que conecte las instalaciones a una fuente de energía, de nada sirven.

Bariloche tiene una sola línea de abastecimiento, de casi 40 años. Quedó chica y debe apelar a la generación con gasoil para cubrir sus picos de demanda. Esta usina tiene un sobrecosto que se carga a los clientes de la CEB.

Fuente: Rio Negro

Fotografía  Vecteezy