Neuquén (EPatagonicas) 17 de Julio. – El Banco ruso la designó como auditora internacional para el estudio de impacto ambiental de la represa Chihuido I.

El crédito de US$ 1970 millones que requerirá la represa hidroeléctrica neuquina Chihuido I para su construcción sigue siendo objeto de reuniones y discusiones. En la última semana, a los encuentros que mantuvieron representantes de los ministerios de Economía y Planificación se le agregó un actor externo relevante: la consultora KPMG.

Designada por el Banco de Desarrollo y Asuntos Económicos Exteriores de Rusia (Vnesheconombank) para intentar destrabar la ingeniería financiera de Chihuido I, KPMG envió a su director de Infraestructura, Guillermo Ferraro, a las dos cumbres que, primero en Buenos Aires y luego en Neuquén, mantuvo con el subsecretario de Recursos Hídricos Eduardo Bortolozzi , con otro funcionario de Planificación, Alejandro Lauría, con emisarios del Ministro de Economía Axel Kicillof, y con representantes de la consultora medioambiental Sors.

KPMG tiene como misión evaluar algunos puntos centrales del proyecto, como la Tasa Interna de Retorno (TIR), la inflación proyectada y un estudio de impacto ambiental y social.

Helport es el consorcio al que se le adjudicó la obra y lo integran las empresas nacionales Panedile, Eleprint e Hidroeléctrica Ameghino, y la española Isolux Ingeniería. Afuera, por ahora, quedaron las rusas Power Machine e Inter Rao.