Neuquén (EPatagonicas) 12 de Nov. – El PJ de Zapala pide un fondo compensador por la paralización de la obra. Sostienen que con la baja del proyecto se frustran expectativas en las localidades del centro provincial. Cuestionan a los gobiernos de Omar Gutiérrez y de Mauricio Macri.

El proyecto de la obra multipropósito Chihuido entró en un fase de estancamiento y desde el Partido Justicialista de esta ciudad salieron a reclamar respuestas al gobierno provincial.

Las agrupaciones peronistas pidieron la creación de un “fondo compensatorio” para los municipios del centro neuquino, que a raíz de los anuncios que se venían realizando tenían grandes expectativas en la puesta en marcha del emprendimiento.

Además, solicitaron al gobierno neuquino que, como una manera de contrarrestar la situación, comience en forma inmediata con una serie de obras complementarias, que ya fueron incluidas dentro del presupuesto nacional.

“Acompañamos las acciones tendientes a una pronta resolución del emprendimiento Chihuido”, llevado a cabo por el diputado nacional Darío Martínez, junto a la intendente de nuestra ciudad Soledad Martínez, señalaron en un comunicado.

Destacaron además que referentes sociales, gremiales, y políticos se suman “con urgencia” al llamado de una posición regional en defensa de fuentes de trabajo futuras, y por la realización del “megaproyecto” más importante de los últimos años para la provincia”, expresaron los sectores peronistas .

El diputado Martínez mantuvo un encuentro esta semana con la jefa comunal local, en el que analizaron el panorama planteado a partir de la virtual paralización de la obra.

“Se está presentando públicamente como una pelea por los intereses de la financiación de la obra, que en el contrato resultaban ser del 6,5% anual, parece que después de una solicitud y buenos oficios que fueron aceptados por el gobierno ruso, se logró bajar al 5,5% los intereses, pero no conforme el gobierno argentino siguió queriendo renegociar y solicito una nueva rebaja al 4,5%, a lo que el gobierno ruso dijo no, y volvió a lo lógico y firmado en la licitación del 2014 del 6,5%”, sostuvo el legislador.

“Ahora bien ¿Se estaban peleando los intereses o se quería hacer enojar al gobierno ruso?”, planteó.

“Todo indica que esta última opción es la que parece la verdad. Se solicita una rebaja a la que dicen que sí, entonces vuelven a pedir otra rebaja, no es lógico ni coherente en ninguna negociación”, agregó.

“¿Se quería negociar o se quería hacer enojar al gobierno ruso? Todo indica que esta última opción sería la verdadera”.