Buenos Aires (EP), 22 de Marzo 2021. En momentos que están comenzando las audiencias públicas por las tarifas de los servicios, los números de la energía muestran un panorama preocupante.

La situación energética del país sigue evidenciando un horizonte de nubarrones, ya que el año comenzó con importantes caídas en la producción, al constatarse un derrumbe del 11,4 por ciento en la producción de gas en enero en su comparación interanual y del 7,3 por ciento en petróleo.

Las cifras corresponden a un informe del Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”, difundido en las últimas horas.

En primer término, el trabajo de la entidad advierte que en enero de 2021 la producción de gas no convencional retrocedió más que la convencional por cuarto mes consecutivo.

“La producción gasífera convencional y la variante no convencional Tight Gas, que entre ambas representan el 75% de la producción, disminuyeron 10,6% acumulado anual. La producción total acumulada durante los meses de cuarentena se redujo 11% respecto a iguales meses anteriores (15 MMm3)”, señala el informe.

A su vez, el Instituto resalta que en el mismo periodo la producción acumulada de YPF se redujo 23,5% (9.9 MMm3/d) explicando el 66% de la caída de la producción total de gas en cuarentena y el 87% de la reducción de las tres principales productoras.

“YPF y Tecpetrol explican la caída de la producción de Vaca Muerta en cuarentena ya que, en ausencia de éstas, la producción en la formación aumentó 21,9% aportando 2 MMm3/d adicionales”, agrega.

Con respecto al petróleo, el informe del Mosconi adelanta que la producción de crudo en se redujo 7,3% interanual y que el volumen total acumulado  durante los meses de cuarentena se retrajo 8,1% respecto a iguales meses anteriores.

“La producción de petróleo convencional en el mes de enero de 2021 cayó 13,3% interanual y se redujo 12,5% acumulado anual en los últimos 12 meses. En cambio, la producción no convencional (24% del total) se incrementó 12,7% interanual y 18,9% acumulado anual”, consigna.

Con relación a la demanda, el informe sostiene que en enero de 2021 las ventas de naftas y gasoil disminuyeron 6.9% y 8.5% interanual y que durante los últimos doce meses, en cuanto a los combustibles líquidos, la misma registró una caída de 18,5% en el acumulado anual.

“En enero se observa una reducción en todas las mediciones sobre el consumo de combustibles líquidos. Durante los meses de pandemia, las ventas de Gasoil son 12% inferiores respecto a igual periodo anterior, mientras que las ventas de nafta son 31% menores. YPF redujo sus ventas por encima del promedio. La demanda total de gas natural se redujo 8.4% interanual”, se aclara.

Con relación a la demanda de energía eléctrica, el trabajo explica que en enero la misma se incrementó en un 5,3%  respecto al mes anterior y disminuyó 0,9% respecto en la comparación interanual, en tanto que con relación al consumo industrial acota que el pasado finalizó en niveles similares a 2019.

Fuente https://www.perfil.com/