Buenos Aires (EP), 10 de Mayo 2021. La administradora del mercado eléctrico mayorista se garantiza combustibles líquidos ante los faltantes de gas por la crisis en Neuquén.

La Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa) tuvo que salir a comprar 120 millones de dólares en combustibles líquidos, básicamente gasoil, para garantizar el funcionamiento de las centrales generadoras de electricidad durante el invierno.

El monto pone en contexto los coletazos del conflicto que jaqueó durante 20 días los campos productores de Vaca Muerta, una situación que impuso una tensión adicional al abastecimiento interno de gas.

En simultáneo, la secretaría de Energía de la Nación comenzó a recibir las notificaciones del grueso de las empresas productoras que quedaron en una zona de incumplimientos contractuales: las fuentes consultadas afirman que empresas como YPF y Total están un 10% por debajo de los compromisos de inyección al sistema que son parte del Plan Gas.Ar, el programa estímulo a la producción acordado a finales del 2020.

Los compromisos de entrega alcanzados imponían la meta de 48,8 millones de metros cúbicos diarios al primero de mayo pasado. “Todas las empresas plantean que a finales de mayo ese compromiso inicial se estabilizará”, sostuvo una fuente del gobierno nacional. Las compañías argumentaron causas “de fuerza mayor” a la hora de explicar por qué no llegaron con la producción por el parate obligado por el conflicto en Neuquén.

En ese contexto de escasez interna del recurso, Cammesa tuvo que acudir a compras de gasoil para garantizar la generación eléctrica, en medio de los coletazos de la crisis del abastecimiento interno de gas también motivada por otros antecedentes, como la baja en las importaciones desde Bolivia, tal como quedó especificado en la firma de la nueva adenda al contrato de provisión con Argentina: el vecino país atraviesa un proceso de declinación de su producción por el que se vio obligado a reducir sus exportaciones.

Por esta suma de motivos, la Secretaría de Energía de la Nación tuvo que salir a comprar una cuota mayor de gas natural licuado, que ya está ingresando al sistema de gasoductos desde el puerto de Escobar, un punto para la regasificación del fluido que llegará por barcos para dar respuestas en los meses de mayor consumo signados por la baja de las temperaturas.

Desde este mes, también se espera que empiece a operar otro buque regasificador en Bahía Blanca, que oficiará de otra puerta de entrada para el gas importado ante la necesidad que atraviesa el país, algo que impone también una presión adicional a la economía con el giro de más dólares al exterior.

Sin duda que el cuadro adicional de complicaciones estuvo dado por el conflicto de los trabajadores autoconvocados de la Salud, que cortaron buena parte de los bloques productores de shale gas de Vaca Muerta, de donde provendrá el grueso del gas para completar los 70 millones de metros cúbicos diarios que son parte del Plan Gas.Ar para los próximos cuatro años.

Ese escenario, Cammesa empieza a saturar sus depósitos de combustibles para dar respuesta ante los mayores volúmenes provenientes de los campos productores de la Cuenca Neuquina.

Fuente https://www.mejorinformado.com/