Mendoza (EP) 29 de May. – Se trata de un servicio con poder de policía a nivel nacional por lo que el gobierno local carece de herramientas para sancionar “avivadas”.

La problemática se repite cada año tras la llegada del frío: vecinos de distintos barrios que dependen de la garrafa para calefaccionarse y cocinar, denuncian que no pueden conseguirlas al precio de referencia de Nación.

Esta temporada invernal no es la excepción y algunos mendocinos se han quejado de los sobreprecios. Si bien el valor estipulado a nivel nacional es de $216 para el tubo de 10 kilos, aseguran que suelen encontrarlas hasta en $300.

Frente a esta situación desde el gobierno provincial aclararon que el servicio está regulado a nivel nacional y que desde 2016 le solicitan al Ministerio de Energía de la Nación que les transfieran el poder de policía para poder regular la situación.

“Los inspectores son nacionales por lo que no tenemos las herramientas concretas para actuar contra los que cometen avivadas”, explicó Alejandro Verón, subsecretario de Desarrollo Social.

Él detalló además que $216 es el precio de boca regulado pero que por una resolución nacional los distribuidores le pueden agregar el precio del flete y allí es donde ocurren los desfasajes.

“Para revertir esto, también le pedimos al Ministerio de Energía de la Nación poder definir el valor del kilómetro para incorporar un monto del flete regulado”, aseguró el funcionario provincial.

Asimismo, Verón aclaró que desde la cartera que comanda llegaron a un acuerdo con algunos distribuidores para concurrir hasta los distintos departamentos de forma semanal o quincenal con venta de garrafas a $220.

“Hay un cronograma para visitar distintos lugares de forma periódica para que no paguen precios excesivos”, relató Verón a la vez que recordó que este sistema funciona sobre todo en Guaymallén, Capital y Godoy Cruz. “El camión va y hace la venta directa a los vecinos”, detalló.

Por otra parte, el subsecretario comentó que durante lo que va del otoño han recibido pocas denuncias. En concreto desde la Dirección de Fiscalización y Control, que depende del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía de la provincia indicaron haber recibidos 10 quejas en total, 5 durante la última semana. “Si bien el número de denuncias no ha sido muy alto como otras épocas, es verdad que no han entrado los frentes fríos fuertes”, reconoció.

Como se encuentran limitados a la hora de aplicar sanciones a quienes cobran de forma excesiva las garrafas, cuando reciben denuncias realizan operativos y aplican otras herramientas con las que cuenta la provincia.

“Se hace hincapié en los aspectos en los que sí tenemos competencia”, señaló a la vez que subrayó que no hay problemas de stock ni de faltantes de gas, como si ha ocurrido durante temporadas pasadas.

Gentileza Los Andes