Buenos Aires (EP) 18 Feb. – Este jueves se realizó la primera subasta en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para el abastecimiento de gas natural para usuarios residenciales.

La gestión de Lopetegui trabajó las últimas semanas con el objeto de simplificar el pliego, generar competencia e intentar bajar el valor del precio del gas. El anterior modelo incluía una serie de contratos con diferentes características comerciales que posibilitaban la colusión entre las empresas participantes, lo que llevó al área de Energía a introducir modificaciones al modelo contractual.

Los contratos actuales tendrán una vigencia de un año y comenzarán a regir a partir del 1 de abril. Antes de ponerlos en vigencia, la ley establece que el Gobierno deberá llamar a Audiencia Pública para que se habilite el traslado de precios a los usuarios. Esta será una nueva batalla que deberá pasar la gestión Macri –antes de las elecciones- para dar señales positivas a los mercados.

De la subasta se conoció que el volumen ofertado por las productoras fue de 20.520.000 m3 mientras que el valor asignado para el Segmento Verano (septiembre a abril) fue de 14.435.000 m3 y para el Segmento Invierno (mayo a septiembre) fue de 36.087.500 m3. De la “tabla de Excel” se desprende que el valor promedio en la subasta fue de U$D 4,70 MBTU sobre las 44 ofertas realizadas, mientras que existieron 54 ofertas con un valor promedio de U$D4, 88 MMBTU y 10 ofertas se quedaron sin volumen asignado.

A penas asumió el flamante Secretario de Gobierno de Energía, se reunión con los representantes de las operadoras para informarle que debían comprometerse a ofertar para el Segmento Invierno un piso de producción no menor de 2,5 veces que el producido en el Segmento Verano. Este objetivo fue cumplido, aunque el objeto de la subasta era intentar transparentar el sistema, generar competencia entre las productoras y bajar el precio mayorista del gas que, en la actualidad, tiene una incidencia directa en la boleta de los usuarios.

Las operadoras y transportistas aceptaron las reglas del mercado impuestas por el Gobierno, intentando cubrir los riesgos que genera la incertidumbre en un año electoral y llegando a la subasta con un valor promedio más alto que los contratos vigentes. La oferta más baja que se registró corresponde al mercado de Santa Cruz con un valor de U$D 3,90 el MMBTU y la cotización más alta correspondió al mercado Neuquén con un valor de U$D 4,88 MMBTU.

La disparidad registrada con los valores actuales (3,90 y 4,10) genera un impacto en el precio de las boletas residenciales que comenzará a sentirse a partir del mes de mayo. Pero no todo está puesto sobre la mesa para la conformación del precio del gas, aún resta conocer el índice de inflación mayorista. Mientras tanto, los economistas estiman que el aumento será entre 15% y 18% según el segmento estacional.

Habrá que espera que conocer el índice de inflación, que pase la Audiencia Pública y que ningún opositor inicie una medida cautelar en plena campaña electoral. Si el Gobierno pasa estas pruebas, las operadoras y transportistas tendrán aseguradas el valor ofertado.

http://www.mejorinformado.com