Neuquén (EP) 10 Feb. – Comenzaron esta semana y se agudizaron con el anuncio de la retirada de equipos petroleros. Los propietarios temen tener que despedir personal para poder seguir funcionando.

José alquila trailers equipados como viviendas y ayer le devolvieron dos. Ignacio le vende las verduras al comedor de un campamento y ayer le pidieron la mitad de lo habitual. Raúl acaba de comprar un equipo de 200.000 dólares y su cliente ahora no lo quiere. Los tres son propietarios de pymes que prestan sus servicios en Vaca Muerta y que forman parte de los muchos más que se han visto afectados por la incertidumbre que generó el recorte del subsidio a la producción de gas.

Los tres forman parte del Cluster Vaca Muerta, un organismo que nuclea a 300 pequeñas y medianas empresas de la zona que emplean a más de 5.000 trabajadores y desde donde se reclamó ayer “al gobierno nacional y a las empresas que lleguen a un acuerdo que ponga fin a la incertidumbre generada”, en especial luego de que la petrolera Tecpetrol resolviera bajar a partir del mes que viene tres de sus cuatro equipos de perforación.

“Las pymes somos la variable de ajuste en estas bajadas de actividad, el chico quiebra porque no podemos frenar cheques o no pagar sueldos, y lo peor es que nos contratamos entre nosotros”, planteó Ignacio Iranzi, el titular de Vegetales Procesados Patagónicos. Mientras indicó que “si sigue pidiendo sólo la mitad voy a tener que reducir al menos tres puestos laborales”, agregó que “la incertidumbre es lo que mata”.

Para Raúl Martin, de Concretar SRL el panorama es más complejo. “Hice una inversión muy grande en equipos de última generación y ahora el cliente que es una empresa de servicios me dice que por ahora no los quiere”, contó y agregó que “no puedo mantener el stand by, voy a tener que descapitalizarme y vender un camión para pagar esos equipos y con el conductor no sé qué voy a hacer”.

José Salcedo de Seroil tenía más pedidos que trailers disponibles hasta la semana pasada. “Esta semana me cancelaron dos contratos”, contó y detalló que “son trailers para vivir por lo que no se qué pasó con los trabajadores que vivían ahí”.

Los pequeños empresarios coincidieron en que “nuestros clientes vieron este lío que se armó por el recorte de los subsidios ya los pocos días empezaron a congelar compras que antes eran urgentes”.

Si bien aseguraron que una pronta reactivación del sector del gas podría mitigar en buena medida los efectos negativos que ya observan, coincidieron en señalar que no es tan sencillo migrar su actividad al área de la extracción de petróleo. “Tenemos todas nuestra infraestructura, gente y planificación para trabajar en el sector del gas y es naif pensar que podemos reconvertirnos así de fácil al petróleo”, remarcó Salcedo.

Salcedo, Martin e Iranzi plantearon ayer sus problemas: “Las pymes somos las que hacemos el verdadero derrame de los ingresos porque nuestros empleados viven y compran acá”. (Ignacio Iranzi es el propietario de Vegetales Procesados Patagónicos).

Tecpetrol impugnó el recorte y Nación llamó al diálogo

Ayer por la mañana la petrolera del Grupo Techint presentó un recurso jerárquico de impugnación de las resoluciones que el secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, firmó a fines del año pasado por medio de las cuales se abonaron los subsidios correspondientes a la producción de agosto y septiembre pero con importantes cambios sobre la forma en la que se venía liquidando el Plan Gas.

Nación ajustó los pagos al volumen declarado en la curva inicial que Tecpetrol, por lo cual hubo una parte de la producción que no recibió aportes y además le descontó las sumas que consideró que le había pagado de más desde abril a julio.

Según detalló la compañía a la Bolsa de Valores el cambio de criterio implicó en esas liquidaciones que Tecpetrol dejó de percibir 1.994 millones de pesos.

Lo cual plantearon que “constituye una clara violación del Artículo 17 de la Constitución Nacional, al afectar derechos adquiridos de la sociedad que había sido reconocidos por la propia conducta del Estado”.

Pocas horas después desde el despacho de Lopetegui se convocó a petroleras y al sindicato de Guillermo Pereyra a una suerte de Mesa Vaca Muerta B, para la semana que viene para “repasar la agenda del sector, el avance de las inversiones y el cuidado del empleo en las operaciones”. Un detalle que no sólo trae a la memoria la masiva asamblea de Petroleros Privados sino también la reducción de equipos de Tecpetrol.

Pero desde Nación se indicó que así como se abordará el pago de los 1.500 millones de dólares adeudados del Plan Gas II y un mecanismo de mercado para fijar los precios del gas de invierno, también se recordó que “las empresas aceptadas en la Resolución 46 tienen compromisos de inversión asumidos que deben cumplir para poder cobrar el estímulo”.

Gentileza Diario Río Negro