Buenos Aires (EP), 31 de Marzo 2021. La petrolera de la familia Rocca acaba de obtener un préstamo por u$s286 millones que utilizará para cancelar deuda y financiar nuevos negocios.

Luego de varios meses de negociaciones con sus acreedores para estirar los plazos para la cancelación de millonarias deudas, Tecpetrol finalmente logró resolver las dificultades que le impedían cumplir con ese objetivo.

Lo hizo a partir de la firma de un millonario préstamo con uno de los principales bancos internacionales que le permitirá ahora cumplir con el pago de una serie de deudas bancarias por un global de u$s 370 millones.

En noviembre del 2020, la petrolera de la familia Rocca se vio obligada a extender hasta fines de ese año las negociaciones, a pesar de que sus acreedores son otras firmas pertenecientes al mismo grupo empresario.

Lo que en ese momento estaba en juego era la cancelación de un crédito acordado el 25 de agosto del 2017 entre Americas Petrogas Argentina (luego absorbida por la sociedad) y Tecpetrol Internacional S.L., en carácter de mutuante en virtud del cual debía transferir a esta última empresa u$s15 millones en concepto de cancelación del capital. A esto se sumaba otro crédito acordado el 8 de agosto del mismo año entre ambas compañías “primas” por otros u$s 325 millones.

Pero la petrolera debió modificar los términos de ambos acuerdos a partir de las normas impuestas por el Banco Central para limitar el acceso de las empresas que deben reestructurar deuda en dólares por hasta el 40% de los montos y la obligación de renegociar con nuevos plazos el 60% restante.

En ese contexto, Tecpetrol había ampliado hasta el 14 de diciembre pasado el plazo de vencimiento de la cancelación del capital de los dos préstamos y respecto de la cancelación de la cuota de capital de u$s 29 millones del crédito acordado el 3 de julio del 2018 con Tecpetrol Internacional S.L., también fue ampliado hasta la misma fecha.

Ahora, la empresa accedió a una línea de financiación del Itaú Unibanco S.A. Nassau Branch, por u$s 286 millones que destinará a cancelar parte de su deuda financiera y para otros fines relacionados con la actividad social ordinaria.

El préstamo devengará intereses compensatorios a una tasa anual del 5,75% que se computarán desde la fecha de producido el desembolso y hasta la fecha en que la sociedad efectúe el pago, con un cronograma de cancelación trimestral. El capital desembolsado será cancelado en 13 cuotas trimestrales e iguales, siendo pagadera la primera a los seis meses de producido el desembolso, venciendo la última el 26 de septiembre de 2024.

Del mismo modo, logró pagar los saldos de capital de los préstamos que había acordado con Tecpetrol Internacional firmados el 25 de agosto del 2017; el 3 de julio del 2018 y el 26 de octubre del 2018, mientras que el acordado el 8 de agosto de 2017, se procedió a efectuar una cancelación parcial, quedando un saldo de u$s90,7 millones cuyo último pago se extendió hasta el 15 de marzo del 2022.

En agosto pasado, la petrolera del Grupo Techint ya había fracasado en el mismo objetivo, debido a que el Banco Central le negó el acceso al mercado de capitales para la compra de esos dólares.

Ese mes y al cumplirse tres años del préstamo, Tecpetrol quiso cancelar los u$s 325 millones en concepto de capital del préstamo, pero no pudo por falta de respuesta del BCRA.

La empresa debió enviar un comunicado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para explicar que de conformidad con lo dispuesto por las Comunicaciones “A” 7030, 7052 y 7079 del BCRA, procedió, en tiempo y forma, a requerir la conformidad previa para el acceso al mercado de cambios a los fines de poder transferir el capital.

“No habiéndose obtenido a la fecha respuesta del BCRA al respecto no resultó posible realizar el pago correspondiente”, informó el Responsable de Relaciones con el Mercado de Tecpetrol, Emiliano León en esa nota que también fue publicada en la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Además de este proceso de negociaciones para reordenar el pago de su deuda financiera, Tecpetrol se vio afectada el año pasado por un contexto económico de alta volatilidad en la mayoría de las variables que afectaron sus operaciones, entre las que se destacan: una caída del 10,2% en el tercer trimestre del producto bruto interno en términos interanuales; una inflación del 36,1%; aumento de los costos internos; la devaluación del peso y una variaciones en los precios internacionales del crudo con su correlato en los precios internos.

El escenario le generó una caída de sus ganancias que llegaron a $ 3.813 millones en el 2020 contra los $ 4.213 millones del ejercicio 2019. El resultado también se vio obviamente afectado por la pandemia del Covid-19 y los efectos de la cuarentena en la industria de los hidrocarburos.

En la empresa aseguran que el alcance final de esta pandemia y su impacto en la economía del país es aún desconocido e imposible de predecir razonablemente como así también en qué medida afectará las operaciones, aunque no prevén que dicha situación afecte la continuidad de los negocios.

En este sentido, para la cuenca neuquina, con la participación de Tecpetrol en el Plan Gas 4, se espera un incremento de actividad de perforación y completación para mantener un plateau en el orden de 14 MMm3/diarias.

En El Tordillo, en enero pasado, retomó la campaña de perforación iniciada en el 2018 y que tiene como objetivo buscar prospectos similares en otras zonas del yacimiento, prosiguiendo el análisis de la eficiencia de la operación para la optimización de los costos.

Fuente https://www.runrunenergetico.com/