Buenos Aires (EPatagonicas) 22 de Marzo. – El geólogo Carlos Cuburu fue designado como Secretario Ejecutivo del SEGEMAR, con la tarea de coordinar las once delegaciones que tiene el organismo, distribuidas en diez provincias del país, donde se movilizan alrededor de 400 personas, entre el personal administrativo, tecnológico y vinculado a recursos minerales. Estos hacen posible que el SEGEMAR tenga proyectos, tenga muestras, y aplicación tecnológica. A continuación todos los datos que dejó la entrevista completa Cuburu.

¿Esperaba este desafío en este momento de tu vida?

CC:- Es evidente que uno que ha transitado este camino de la minería desde lo privado y hasta desde lo individual, decir que ahora tiene algún grado de responsabilidad con respecto a grupos y con respecto a lo público, es todo un desafío ciertamente. Es prepararse, es abrir la cabeza para aprender y compartir. Justamente hablo mucho de los valores compartidos, de la diversidad, de que son posibles las visiones distintas. Considero que básicamente la minería es una actividad integral, desde la pequeña a la gran empresa, y que todas se retroalimentan, por lo tanto desde el rol del SEGEMAR está eso, es unicidad en la diversidad, y en eso vamos a trabajar, para organizar y tratar de reestructurar nuestro instituto de geología y recursos minerales, junto a INTEMIN, que es nuestra parte tecnológica, y eso tiene un importante disparador del principio inicial, unidad en la diversidad.

¿Qué primeros pasos hizo al asumir el cargo?

CC:- La primera acción fue escuchar todos los proyectos y las ideas que hoy están en la mente de cada uno de nuestros científicos, profesionales y técnicos, para empezar a canalizar proyectos que luego tengan sustentabilidad, siempre con los tres vértices, de lo económico, ambiental y social, y por supuesto desde la nueva transformación que tiene veinte años, que las provincias son dueños de sus recursos y nosotros somos un organismo federal, y tenemos que restablecer esa identidad en cada una de las provincias para buenas políticas públicas.

¿Qué potencialidad tiene Argentina para seguir desarrollándose en el sector?

CC:- Uno que viene de la exploración sabe que existen más de 500 proyectos que están identificados, pero ciertamente solamente 25 proyectos están factibilizados y tenemos la mitad de minas en funcionamiento de entre los descubrimientos. Esto es sólo el canal de un área de la minería, que es la metalífera, sin embargo el 90% de las compañías son pymes que generan una importante dinámica regional, y esas pymes tienen que adecuarse a los tiempos, y eso significa tantas cosas, como las estandarizaciones, las formas, el comportamiento medioambiental, y todo eso significa atención, y atención no significa desde la fiscalización ni desde los controles, sino en generar las capacitaciones para el auto control y que efectivamente todo sea mucho más fluido.

PGM:- ¿Piensan hacer convenios con otras entidades?

CC:- Cuando uno habla de integral, habla de la integralidad de los recursos, es decir, el basamento científico de una Universidad siempre que tenga un objetivo que sea a la mejoría de la calidad de un recurso o materia prima minera, a los efectos de crear valor, y de crear mejor armonía y mejor calidad de vida para la gente, ahí estaremos haciendo convenios con Universidades. Vamos a hacer convenios con entidades intermedias cuando ello lo requiera, estamos atentos a la demanda, al pedido, y al trabajo conjunto con los gremios. La idea es esa, una gran mesa con multiactores donde se debatan múltiples temas.

Y todo esto va a contribuir para que la gente vea con transparencia qué es lo que se hace.

Definitivamente, por eso la línea de acción al hablar de integralidad, empieza en el gobierno federal, va al gobierno provincial y termina en los municipios y en los jefes comunales, porque ahí es donde se desarrollan los proyectos, ahí es donde está la cantera, donde está la mina o el proyecto exploratorio, esa línea de acción debe ser permanente y continua, con un soporte que siempre tenga un basamento técnico, pero también atendiendo esas demandas que no se justifican mucho desde el punto de vista científico, y que son las demandas sociales, y justamente allí es donde se debe trabajar, siempre que ese cordón o esa línea no se corte.

Dentro de todo el potencial que hay para desarrollar, ¿Hay algún punto en particular donde le gustaría hacer hincapié?

CC:- Un punto lleva a otro punto, uno puede ir con una idea fuerza, esa idea fuerza convertirla en un proyecto, y el proyecto en una mina, ahora cuando uno abre un proyecto metalífero, uno debe comprender que la necesidad del proyecto metalífero, a veces trasciende en las materias primas a la minería de tercera categoría o la categoría de la piedra, porque eso implica caminos, que tienen que estar articulados con el gran proyecto, significa estar vinculados con la industria metalúrgica porque se van a necesitar materiales específicos para la construcción, se va a necesitar una cantidad de recursos humanos capacitados que tenga que ver con los nuevos atributos, es decir la integralidad tiene que ver con un gran proceso.

Se habla mucho de las posibilidades que existen para desarrollar el litio, ¿Qué nos puede decir al respecto?

CC:- El litio es un recurso con un potencial gigante, recursos estimados importantes y recursos inferidos también significativos, es una energía demandada, es una energía que la llamo global de los nuevos desafíos para el futuro a nivel algo más limpio que la energía de los hidrocarburos. Debería estar y debería desarrollarse sabiendo que estamos en un sitio privilegiado del mundo, pero hay que poner todavía mucho en valor, lo dijo muy bien el Licenciado Salas en el acto de apertura de COFEMIN: todavía estamos algunas minas en producción, pero particularmente un esquema y un proyecto exploratorio y de factibilidad muy significativo a futuro.

¿Qué análisis realizás de la convocatoria al COFEMIN y de trabajar en conjunto con las provincias?

CC:- Definitivamente son los grandes articuladores de una política pública minera y también lo dijo el rabino en referencia a la sincronización de las acciones, esto significa que todos juntos pero al mismo tiempo, es decir, que muchos de los conflictos que ha tenido el desarrollo de la minería en Argentina vinieron porque no se trabajaba en equipo y al mismo tiempo, y esas disparidades generaron dificultades para el pleno desarrollo, más allá de políticas públicas acertadas o no. Creo que hay mucho que aprender, la nueva minería ya cumplió sus veintidós largos años. Muchas asignaturas pendientes, seguramente nuevos desafíos, pero hay experiencia y un grupo de gente con capacidad, con nuevas visiones, y con la mente más abierta, para creer que la minería es parte de algo, no el fin. Vamos a defender desde nuestro lugar, pero siempre con una visión hacia afuera, una visión hacia lo público, hacia la gente.

¿Con el panorama que brinda, parecería que está todo encaminado para ir hacia adelante.

CC:- Definitivamente sí, se necesita más gente, más diálogo, más discusiones, y por supuesto la administración de los intereses, que siempre es significativo, creo que hay articulación, vimos muy claramente que el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Ambiente, con el Ministerio de

Energía y Minería, ven al unísono ciertas acciones, porque decir pobreza cero está significando dos palabras demasiado poderosas para llegar como objetivo y definitivamente no se puede sin las tres unidas.