Neuquén (EP) 22 Abr. –  Asambleístas expusieron en la Legislatura neuquina y pidieron prohibir la actividad. Diputados y diputadas afirmaron que no hay proyectos en curso en la provincia y que el tema quedará en comisión.

La comisión de Hidrocarburos recibió a miembros de las asambleas socio-ambientales del interior de la provincia y referentes sociales que presentaron a principios del año pasado un proyecto para prohibir el uso del agua en la megaminería metalífera a cielo abierto en todo el territorio provincial. El tema quedará en agenda en el seno de la comisión.

La reunión se realizó el miércoles 17 de abril y participaron representantes de las asambleas socioambientales de Plaza Huincul, Aluminé, Las Coloradas, San Martín y Junín de los Andes, Chos Malal, Huinganco en el marco del tratamiento del proyecto presentado el año pasado de Prohibición del uso del agua en actividades de megaminería.

En este contexto lo referentes expusieron sobre la propuesta de prohibir la utilización de agua en emprendimientos de megaminería metalífera indicando que se utilizan millones de litros de agua y que se genera contaminación, es decir que no sería ambientalmente sustentable.

Entre otros fundamentos, Luis Mercurio, Viviana Vaca, German Zúñiga y el obispo Croaxatto, entre otros oradores mencionaron que ya hay otras provincias que tienen esta ley; que hace 1 año que esperan que el proyecto sea tratado, que las empresas tratan de optimizar costos y la cuestión ambiental no la tienen muy en cuenta.

Además indicaron que son proyectos incompatibles con la producción turística, agropecuaria, que atentan contra la cuestión cultural, contaminan el aire, destruyen la cuestión antropológica de los pueblos, y otros temas relacionados.

Al explicar la propuesta, el ingeniero Luis Mercurio –uno de los firmantes del proyecto- dijo que “la megaminería no es sustentable ambientalmente” y recordó los orígenes de las asambleas de vecinos de distintos puntos de la provincia que consiguieron ordenanzas que prohíben la actividad en distintas localidades. Aseguró que “no puede haber zonas de sacrificio” donde hay población.

Al referirse a la protección del medio ambiente, el obispo Fernando Croxatto pidió concebir el agua como bien de toda la humanidad y no como recurso explotable. En tanto, el párroco de Las Coloradas Martín Gothe dijo que “el espíritu de la ley es el derecho de las poblaciones de la cordillera a tener seguridad ante la amenaza severa” de la explotación minera.

A su turno, vecinos y vecinas de Huinganco y Chos Malal se refirieron a la falta de agua para consumo de los pobladores, a las sequías que afectan los campos y a la contaminación de los cursos de agua en los ríos y arroyos de la zona. “No puede ser que las empresas mineras usen el agua y que la población no tenga para tomar”, dijo Natalia Carzoglio, ingeniera y miembro de la Asamblea de Chos Malal.

El asesor letrado de las asambleas, Germán Zúñiga pidió “que legislen escuchando al pueblo” y recordó que la propuesta cuenta con la adhesión de ocho mil firmas. Dijo que el objetivo es poner en práctica el principio precautorio de la Ley General del Ambiente, es decir, impedir la degradación del ambiente cuando no hubiere certeza científica sobre las consecuencias de la acción. Zúñiga pidió transparencia en la información y que se respete el derecho de las comunidades de acceso a la misma.

El proyecto presentado en marzo del 2018, prohíbe el uso del agua en todas sus formas naturales (ríos, arroyos, vertientes, lagos, glaciares, acuíferos, napas, deshielos y lluvias; entre otras manifestaciones del recurso) en todos los procesos e instancias de la megaminería: prospección, cateo, exploración, beneficio e industrialización de los minerales metalíferos.

Luego de la intervención de los referentes sociales y de vecinos y vecinas de las asambleas los diputados de los distintos bloques emitieron su opinión respecto al proyecto. Desde el MPN el presidente de la comisión, Luis Sapag, aseguró que en la provincia no existen proyectos de megaminería en la actualidad y se pronunció a favor de la regulación y no de la prohibición de la explotación minera a gran escala. “No es válido el modelo binario de decisión política: prohibir o permitir”, indicó tras mencionar que podrán prohibirse proyectos particulares pero no la actividad en su totalidad.

Sapag dijo que en Neuquén no hay proyectos de megaminería, y que no hay indicios de que en los próximos años vaya a venir alguno. Y aclaró: “Los proyectos de exploración que no han obtenido la licencia social, no se han permitido, el gobierno no tuvo problemas en abortar los proyectos. Ya lo vienen diciendo los gobernadores Jorge Sapag y Omar Gutiérrez: ningún proyecto si no tiene licencia social se va a lleva a cabo”.

Además argumentó que la sequía en algunos lugares de la provincia, el arsénico en el río Neuquén proveniente del Varvarco que baja del volcán Domuyo, y la escasez de agua en algunos lugares no se deben a la megaminería. “Queremos dejar en claro esto: la megaminería no es culpable de nada en Neuquén. No está en peligro la producción de agua, no digo que no hay sequía y asumo que tenemos problemas de la distribución de agua, no llega a todos lados, y tenemos problemas del uso del agua: acá en la ciudad gastamos 700 litros de agua por día por persona”, dijo.

“El 92 % del río Limay va a parar al río Negro. Sólo usamos el 8 % del agua del río. El río Neuquén es el mas afectado, llega el 75 % al Negro. La agricultura utiliza – ejemplo- un 20 % y – la necesitamos por los alimentos, el costo es tremendo en cuanto al uso del agua y el impacto ambiental. En el fracking el uso del agua no llega al 0.3 %. Y concluyó: “Hay suficiente agua para todos, falta distribuirla mejor. El agua se usa en todas las actividades de la vida. Para todo se necesita agua. Sin agua no hay vida y sin minería tampoco”.

Por último enunció que “la transición de las energías renovables son tecnologías que usan minería, petróleo, por ejemplo para construir torres de molinos eólicos. No es válido el paradigma de la prohibición, lo binario, sí o no. Nosotros decimos que no válido el modelo binario de decisión política prohibir o permitir. Lo conveniente es autorizar por proyectos evaluando y de acuerdo a protocolos o legislaciones con determinadas condiciones. La humanidad necesita la minería, en todo caso habrá que controlar y mejorar”.

En similar sentido se pronunció el diputado Javier Bertoldi (FPV) quien pidió una norma reguladora y no prohibitiva, mientras desde la UCR el diputado Alejandro Vidal asumió el compromiso de continuar con el tratamiento del tema. Remarcó la importancia de efectivizar los controles ambientales a través de organismos no vinculados a los poderes políticos y económicos.

Desde Libres del Sur, Santiago Nogueira acompañó la iniciativa y pidió un debate sobre la construcción de un modelo de desarrollo sustentable para la provincia cuya base no sea la extracción de los recursos. Los diputados Raúl Godoy (PTS-FIT) y Mariano Mansilla (FN) también se pronunciaron a favor de la propuesta que, según indicó Sapag, permanecerá en debate en el seno de la comisión.

Participaron de la reunión el obispo de la provincia, Fernando Croxatto; el abogado asesor de las asambleas socio ambientales, Germán Zúñiga; el párroco de Las Coloradas, Martín Gothe; el médico Roberto D’angelo; referentes y vecinos miembros de las asambleas de Chos Malal, Huinganco, Junín de los Andes y Loncopué.

Estuvieron los diputados Luis Sapag, Javier Bertoldi, Raúl Godoy, Mariano Mansilla, Maximiliano Caparroz, Ramón Soto, Alejandro Vidal y Santiago Nogueira, y las diputadas Teresa Rioseco y María Laura du Plessis.

http://www.vacamuertanews.com.ar