Río Negro (EPatagonicas) 29 de Feb. – Esta semana habrá una reunión en la Secretaría de Trabajo para buscar una salida a la crisis de la principal fuente laboral de Sierra Grande. También realizan gestiones ante Nación.

Una larga jornada para los 101 trabajadores despedidos de la MCC Minera Sierra Grande. Después de varias asambleas se resolvió que se avanzará en una conciliación en la Secretaría de Trabajo de la Provincia.

Ayer por la mañana los operarios mantuvieron una reunión con autoridades y representantes del organismo laboral de la provincia y allí labraron un acta donde acordaron una instancia de diálogo con la empresa para la semana que viene en Viedma.

Un abogado de la secretaría, el delegado local Alfredo Quevedo y la legisladora Roxana Fernández dieron a conocer la intervención de oficio de Trabajo, en procura de una salida para los despedidos.

Más tarde los trabajadores decidieron realizar un piquete en los accesos a la mina, pero desistieron rápidamente porque el intendente Nelson Iribarren les pidió que declinen esa postura para encontrar en un clima de paz una solución, esperanzado en esa conciliación.

El mandatario se reunió con los trabajadores en varios momentos del día y permanentemente les brindó el respaldo. Todo el arco político local estuvo atento y acompañando la jornada de los trabajadores.

Incluso el cura párroco, Rafael García, se mostró preocupado y ofreció las instalaciones de la parroquia para las reuniones. “Hay que acompañarlos en estos momentos difíciles”, señaló.

El intendente Iribarren se manifestó “con bronca” por las desvinculaciones masivas, asegurando que fueron sorpresivas.

No se guardó un pensamiento en voz alta acerca de los objetivos de la casa matriz de MCC, con asiento en China “¿Querrán cerrarla o desarrollarla a la MCC?”, dijo al tiempo que valoró la acción de quienes están al frente de la empresa en Sierra Grande, porque tratan de mantenerla, autofinanciarla y conseguir ayuda.

La semana que viene Iribarren viajará a Buenos Aires y mantendrá encuentros en la Secretaría de Minería de la Nación y en el Ministerio de Trabajo. Será “a los efectos de que el gobierno nacional acompañe al gobierno provincial en medidas no tan simbólicas, sino en hechos concretos”.

“Por ejemplo, el petróleo y el carbón están subsidiados, entonces ¿por qué no el hierro?”, preguntó.

Reiteró que la minera tomó la medida porque no tiene liquidez y se está quedando sin flujo económico.

“Estamos en estado de emergencia total”, añadió.

Dijo que a su criterio la decisión fue apresurada “debería al menos haber avisado al gobernador y al intendente”.