Chile (EP) 12 de Feb. – Chile tiene grandes ventajas en el mercado internacional de litio pues posee el 52% de las reservas mundiales y posee el salar de Atacama una de las zonas con gran potencial pues el litio que se concentra es de gran calidad, bajo nivel de impurezas y explotación de subproductos como el potasio.

El litio se ha posicionado cómo el metal más apreciado en la actualidad, debido una elevada conductividad eléctrica, baja viscosidad, muy liviano y bajo coeficiente de expansión térmica. Es por eso que grandes empresas como Tesla, está buscando realizar una alianza estratégica con Chile, el mayor productor de litio.

El boom del litio se ha dado por la necesidad de introducir nuevas energías favorables al medio ambiente, para el desarrollo tecnológico de dispositivos electrónicos y almacenamiento de energía. La fabricación de autos eléctricos ha impulsado la demanda de litio.

En 2016 la demanda de litio se posicionó en las 201.000 toneladas de carbonato de litio equivalente (LCE) aproximadamente. Dentro de esta cifra, el 65% se destina a la demanda para aplicaciones industriales (cerámicas, polvos metalúrgicos, vidrios, aleaciones de aluminio, medicina y otros) y el 35% restante se utiliza para el mercado de baterías (automóviles y dispositivos electrónicos). En este sentido al 2021 la demanda proyectada total llegaría a las 372.288 toneladas de LCE y para baterías aumentaría significativamente hasta las 218.633 toneladas de LCE alcanzando el 58,7% del total, siendo la destinada a los vehículos eléctricos la que evidenciaría crecimientos compuestos anuales de 37,7%, según un comunicado de la COCHILCO.

Países como Australia, Chile y Argentina han sido los principales productores de litio, los cuales mantendrás su participación en el futuro.