Chile (EP) 07 de Jul. – Desde el Ministerio de Trabajo, encabezado por María José Zaldívar, ya están planificando una reestructuración de ese segmento del sistema laboral chileno.

En un comunicado, ayer la Comisión Nacional de Energía hizo pública su autorización a Enel Generación del retiro de servicio de la central Bocamina I, generadora de carbón de 128 MW.

El desarme de la planta estaba fijado para el año 2023, pero por una petición de la propia empresa en mayo pasado el plazo se adelantó, al 31 de diciembre próximo.

Cabe señalar que este hito se corresponde al plan de descarbonización que está promoviendo el Gobierno de Chile para alcanzar una matriz energética menos contaminante.

Pero este propósito genera un desafío importante de readaptación en las fuentes laborales.

En un webinar titulado «Lanzamiento del proceso de elaboración de la estrategia de transición justa en energía», la ministra de Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar, habló al respecto y precisó que la actividad de la generación eléctrica a partir del carbón cuenta con 4.317 empleos directos y 9.345 indirectos.

Frente a este panorama, la funcionaria aseguró que “la ecologización de la economía trae enormes oportunidades para el trabajo”.

“Si nosotros lo hacemos de manera coordinada y anticipada, podemos encontrarnos con una enorme cantidad de posibilidades para poder asegurarles a esas familias ingresos para que no se vean afectados”, agregó.

En su exposición, ministra de Trabajo señaló que a nivel mundial la OIT calcula que 6 millones de empleos se perderán por la transición energética, pero que paralelamente surgirán otros 24 millones de nuevos puestos de trabajo por inversiones en energías verdes.

En el caso de chileno, Zaldívar explicó que en la industria del carbón el 91% son hombres, mayoritariamente jóvenes, donde el 63% tiene menos de 45 años.

Indicó que se trata de personal de alta preparación, ya que el 31% es universitario y el 23% cuenta con educación técnica completa. El 45% de los trabajadores gozan de ingresos superiores a 2 millones de pesos mensuales, puntualizó la ministra.

“Claramente son personas que están con todas las posibilidades para que nosotros les entreguemos nuevas competencias, certificaciones y habilidades para que sean parte de estos 24 millones de empleos que se pueden crear a nivel mundial producto de las inversiones verdes”, expresó Zaldívar.

Respecto a los sectores de menor formación, indicó que se están evaluando mecanismos para que puedan readaptarse al fenómeno de la transición energética.

Fuente Energía Estratégica